Los excursionistas que sobrevivieron a la galería de agua de Tenerife dicen que "el accidente era evitable" y creen que falló el protocolo de actuación

01/03/2007

Los excursionistas que el 10 de febrero salieron con vida de la galería de agua 'Piedra de los Cochinos', en Los Silos (Tenerife), creen que el accidente en el que murieron seis de sus compañeros era evitable y que falló el protocolo de actuación para su rescate.

En la galería entraron veintinueve personas que participaban en una excursión organizada por la Asociación Tinerfeña de Amigos de la Naturaleza (ATAN) y entre ellos había personal del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), y de ellas seis fallecieron por falta de oxígeno.

Sergio Lourenso, que ese día perdió a dos de sus amigos y no formaba parte de la excursión, leyó hoy un comunicado en nombre de los afectados y pidió disculpas por no permitir preguntas debido a la difícil situación por la que pasan familiares y amigos de los muertos.

Según lo leído por Lourenso, para evitar el accidente "sólo hacía falta una simple señal a la entrada del túnel indicando el peligro que encerraba, que no había salida, y el riesgo de penetrar".

En cuanto al protocolo de coordinación preguntan qué falló, pues afirman que al 112 le dieron la información concreta "sobre la magnitud de la situación" y "sin embargo, constatamos que los primeros efectivos" llegaron sin información suficiente sobre el alcance de lo que ocurría y sin el equipo necesario.

Señalan que "habiendo dejado claro en la primera llamada que la mayoría de las personas seguían atrapadas y en malas condiciones, no comprendemos cómo es posible que hayan aparecido declaraciones en la prensa justificando que la demora en montar el operativo se debió a que consideraron que la situación no era tan grave y que nosotros dijimos que no quedaba nadie dentro".

Agradecieron el trabajo de los equipos de salvamento y que "realmente arriesgaron e hicieron todo lo que estuvo a su alcance".

Explicaron que la excursión no era "especialmente complicada" y que la idea era recorrer la ruta de Erjos a Los Silos, en el noroeste de Tenerife, cruzando el túnel que une los barrancos de Los Cochinos y Cuevas Negras.

Aseguran que en "ningún momento" entraron en un sendero con marcas de dirección equivocada y otras señales que indicaran algún tipo de peligro, y afirman que hallaron señalización adecuada y marcas homologadas de continuidad.

Antes de las 14.00 horas entraron en la zona en la que debían atravesar el túnel para cruzar al barranco de Cuevas Negras y hallaron un túnel "de fácil acceso, de dimensiones aproximadas de 1,70 por 1,70 y sin señalización alguna".

Mientras algunos revisaban el terreno "se dieron cuenta de la presencia de un segundo túnel, situado a unos 250 metros, al que se llegaba por un sendero dificultoso y resbaladizo".

La entrada al segundo túnel, "al contrario que la del primero, presentaba una cancela, era de menor tamaño y acceso más difícil, y sólo era visible una vez que se llegaba a la entrada".

El primer túnel tenía "una entrada mayor, sin verja, cancela o puerta alguna, ni carteles de advertencia que indicaran que se trataba de un túnel peligroso y sin salida".

Entraron en la galería sin percibir peligro y caminaron durante unos 40 minutos hasta llegar a un charco con medio metro de profundidad, donde pensaron que el recorrido debía ser más corto pero siguieron al creer que pronto verían la salida.

Nadie dio importancia al cansancio porque llevaban mucho tiempo caminando y los mareos, desorientación y debilidad muscular les "impidieron reaccionar a tiempo para darse cuenta de que debían regresar".

Cuando algunos se percataron del peligro y dieron la orden de volver "no todos pudieron escuchar, debido a las condiciones físicas dentro de la galería y a que algunos ya se habían desmayado".

El primero que salió llamó a las 16.40 horas con su teléfono móvil al 112 y dio el aviso de que había veintinueve personas atrapadas a unos 1.500 metros en el interior de un túnel en el barranco de Los Cochinos "haciendo una descripción detallada de lugar".

Agregó Lourenso que "también se especificó que varios de ellos estaban inconscientes, otros con síntomas de mareo y que todos necesitaban ayuda".

Doce excursionistas salieron por sus medios y hacia las 18.30 horas llegaron tres voluntarios que conocían la zona", mientras que alrededor de las 19.00 horas aparecieron rescatadores del Grupo de Intervención en Emergencias (GIE) que "llevaban linternas y equipos de respiración".

En el relato se señala que los miembros del GIE "dijeron que tenían autonomía para diez minutos, por lo que decidieron esperar refuerzos", y a las 19.30 horas llegaron los primeros bomberos.

Explicó Lourenso que para facilitar el trabajo de los servicios de rescate los doce que salieron desalojaron la zona y cuando cruzaban el túnel por el que tenían que haber pasado "vieron llegar más efectivos" de salvamento.

Desde las 04.30 horas del domingo 11 de febrero "no se nos comunicó ninguna información, y al amanecer algunos familiares "todavía esperaban noticias" en el Ayuntamiento de Los Silos.