Los despidos de Canarias Cultura en Red, al Parlamento

15/11/2006

Reducción de personal, despidos improcedentes, denuncias, acusaciones de «caza de brujas» que apuntan a la Viceconsejería de Cultura... ¿Qué está pasando en Canarias Cultura en Red? La pregunta, según ha podido saber CANARIAS7, se formulará próximamente en el Parlamento regional.

Tanto el Grupo Socialista como Nueva Canarias pedirán explicaciones sobre los motivos que han determinado las doce bajas contabilizadas en la empresa pública Canarias Cultura en Red durante los dos últimos años. Marino Alduán, miembro de la Ejecutiva nacional de Nueva Canarias, confirmaba ayer que «nuestro grupo parlamentario elevará una pregunta al presidente del Gobierno de Canarias en las próximas fechas para determinar estas escandalosas decisiones».

Alduán confirmaba que «nuestra intención es hacerlo esta misma semana, sobre todo porque hemos constatado el debate social que ha generado la noticia. En realidad, nuestra intervención pretende hacer dos preguntas en una. Por un lado, cuestionar los dos despidos de la pasada semana, que bajo nuestro punto de vista son jurídicamente nulos y políticamente, sin sentido. Y por otro lado, para constatar que se consolida el descabezamiento y traslado de hecho de la sede a Tenerife». Para Alduán, «es tan grave la pérdida de capital en la gestión cultural que producen los despidos como el desequilibrio que genera». Y añade que «estos dos últimos despidos afectan a dos personar que habían sido reafirmadas e incluso habían asumido mayor responsabilidad en sus puestos de trabajo».

Por su parte, Luz Caballero, consejera de Cabildo Insular de Gran Canaria por el Partido Socialista Canario (PSC-PSOE) lamentaba también «los despidos improcedentes» que han afectado a casi un tercio de los trabajadores de Canarias Cultura en Red, algo que a juicio de la portavoz socialista «viene a demostrar lo que hemos denunciado desde que se inició el traslado de la sede central a Santa Cruz de Tenerife y también el cambio de denominación de la empresa, es decir, una política que sólo favorece a los intereses de ATI, que quiere concentrar todo lo relativo a la gestión de actividades culturales en Tenerife».

La situación que viven los trabajadores de Canarias Cultura en Red es de mucha «intranquilidad», afirmaba ayer el delegado sindical en Gran Canaria, Antonio Bordón. «Hemos solicitado una explicación al director general de la empresa por escrito y todavía no hemos recibido respuesta, así que no sabemos si se repetirán los despidos o si los dos registrados la pasada semana son los últimos».

Auditoría externa

Desde que se inició la restructuración de Canarias Cultura en Red (que vino a sustituir a Socaem, de la que heredó todos sus trabajadores), sus máximos responsables han iniciado una serie de acciones que se apoyan también en un informe externo encargado a la empresa Price Waterhouse. Tras una serie de entrevistas personales, se llevó a cabo la puesta en funcionamiento de un nuevo organigrama. Dos años después, doce personas, todas procedentes de Socaem, han dejado de trabajar para la empresa pública. Y de esos doce trabajadores que han causado baja «casi todos fueron despedidos. Sólo unos cuantos -cuatro aproximadamente- llegaron a un acuerdo con la empresa, sobre todo fueron los trabajadores de más edad», asegura Bordón.

Los despidos se han ido sucediendo «de manera paulatina, en los dos últimos años la media es de dos despidos cada seis meses». Los dos últimos se produjeron la pasada semana y afectaron a personal con una amplia experiencia en el sector y con 18 y 21 años de antigüedad».

El ánimo entre los trabajadores no es el óptimo, «parecía que todo había terminado, que los despidos había parado, pero se ha vuelto a repetir la historia».

Tras estos despidos, la sede grancanaria de Canarias Cultura en Red queda conformada por trece trabajadores de plantilla, además del personal con contrato temporal. En la sede de Tenerife, los trabajadores en plantilla son diez.

Más información en el periódico CANARIAS7