Los buques de la OTAN en Canarias, disuaden a los inmigrantes

06/06/2006

El capitán del destructor canadiense "Athabaskan", Chris Dickinson, considera que la presencia de las fragatas de la operación "Steadfast Jaguar" de la OTAN, que se desarrollará al sur de Canarias, refuerza la lucha contra la inmigración, aunque no es el objetivo de las maniobras.

ETIQUETAS:

La operación es una preparación para la intervención en acciones humanitarias y de evacuación de ciudadanos en la que participan 26 países, una docena de buques y casi 10.000 personas durante una veintena de días.

Sobre la posibilidad de que el despliegue disuada a los inmigrantes de embarcar en cayucos hacia Canarias, consideró que las operaciones no afectarán directamente por su corta duración, aunque de ser maniobras continuadas tendrían influencia en el flujo migratorio.

Explicó que la OTAN realiza actuaciones especiales en esta materia en el Mediterráneo, donde también trata de controlar el blanqueo de dinero y el terrorismo.

Los cuatro barcos que recalan desde hoy en la capital grancanaria para que sus tripulantes descansen y para abastecerse de carburantes y alimentos.

Asimismo, se aprovecha la escala para desembarcar los residuos, de lo que se encargaron una treintena de hombres en cadena, lo que a juicio del capitán demuestra la preocupación de la OTAN por el medioambiente.

Del mismo modo, explicó, se preocupa por no causar daños a las poblaciones de zifios de las aguas atlánticas, por lo que la fragata viaja con un técnico en medioambiente a bordo que indica las zonas en las que se pueden usar los sonares.

En cualquier caso, ya no se utilizan los de baja frecuencia, que son los que causan los mayores daños, y los actuales se activarán a varios cientos de kilómetros al oeste de Cabo Verde, donde la profundidad hace que no afecte a estos cetáceos, aseguró.

Dickinson, quien subrayó que el próximo sábado de 15.00 a 17.00 horas el destructor podrá ser visitado por el público, explicó que las maniobras pondrán de relieve que las fuerzas militares tienen una gran capacidad para situarse rápidamente en cualquier punto del planeta donde sean requeridas por necesidades humanitarias.

Las acciones de la OTAN  han cambiado en los últimos años y países que hace dos décadas eran enemigos ahora son aliados.

Así, las misiones actuales son antiterroristas, de presencia naval en las costas para controlar el tráfico, de preparación de zonas terrestres, de asistencia humanitaria, y de evacuación de personas de las embajadas en caso de petición de algún país, así como de asegurar embargos como el impuesto a Irak.

Los grancanarios que se acerquen al Muelle de Santa Catalina el próximo sábado podrán visitar este destructor, de 139 metros de eslora y 309 tripulantes, el 10% mujeres.

En él podrán visitar la cubierta de vuelo, en la que se apuesta personal armado, una medida que se toma en todos los puertos desde los atentados del 11-S, así como dos hangares, uno con un helicóptero y el otro destinado temporalmente a gimnasio.

Este buque insignia, que se caracteriza por su gran capacidad para gestionar información debido a su alta informatización, partirá hacia su nueva misión el próximo domingo.