Llegaron Los Nietos de Sary Mánchez

Se procedió también a la entrega de los premios de vestuario cuyas murgas ganadoras fueron Las Crazy Trotas, Las Despistadas y Las Kikirinietas.

Yesenia Martín Ramírez
YESENIA MARTÍN RAMÍREZ

Los Nietos de Sary Mánchez vuelven a estar en lo más alto. Si bien la murga no defraudó durante su actuación en la segunda fase, lo de anoche no dejó indiferente a nadie, mucho menos al jurado que le otorgó el primer premio de Interpretación.

Con una actuación perfecta tanto en voces como en letras y puesta en escena, los de Telde también consiguieron el premio Criticón, aunque fue ‘El ministro de la vergüenza’, cantado durante la noche del martes, el que le otorgó este título.

Por su parte, la murga Los Serenquenquenes, que parecía no haber convencido lo suficiente durante las fases, mejoró notablemente su paso por el concurso recuperando su particular ironía en la final. De esta manera, no solo se hicieron con el segundo premio de Interpretación sino que también fue para ellos el premio Tomás Pérez. Asimismo, Javier Santana fue elegido mejor director de este carnaval. Un triplete para los de Agüimes que dejaron el listón muy alto.

Aunque para nivel el de Los Twittys, que a pesar de haber levantado a todo el recinto durante la entrada de Valerón al escenario, solo alcanzaron la medalla de bronce, con el tercer premio de Interpretación.

Con un parque de Santa Catalina casi lleno, la gran final de murgas comenzaba a las 20.45 horas para recibir a los primeros en salir a escena, Los Chacho Tú. Con una velocidad de vértigo, la final arrancaba sin la presencia de Los Nietos de Kika, pioneros del carnaval capitalino.

Directos y sin tapujos, Los Chacho Tú interpretaron su primer tema. Después llegó el humor gracias a unos animadores en prácticas que demostraron hacer correctamente su trabajo, pese a no estar bien remunerado.

Después llegó el turno de Los Chancletas. Como si de un grito de guerra se tratase, la grada respondía a la pregunta de Tito Rosales “Ey ¿cómo se llama esta murga?”. La mejor versión de los de La Isleta se escuchaba anoche entre aplausos y silbidos de la afición. Afición que esperaba el turno de Las Despistadas para gritar que una femenina también puede estar en la final. Y en este caso, dos.

Las ganadoras del segundo premio de vestuario convencieron a los suyos con crítica y humor sobre el escenario. Las Despistadas dieron paso a unos Twittys que estuvieron arrolladores de principio a fin, aunque fue con ‘Los primos de Valerón’ y con la aparición de éste cuando se metieron al público en el bolsillo.

Tras el subidón de los de Cinco Continentes, Los Nietos de Sary Mánchez saltaban a la tarima. El público que aún permanecía en pie, continuó la marcha de los de Telde para convertirlos en protagonistas únicos de la noche.

Los siguientes fueron Los Legañosos. Dispuestos a repetir título, los de David Zurita dedicaban una canción íntegra al Padre Báez, que no convenció a los miembros del jurado pero sí consiguió otorgarle a la murga un premio de consolación, el de percusión.

Las más Traviesas del carnaval también intentaron imitar, sin éxito, la suerte del año pasado. Más solidarias que nunca, repartieron lazos de colores entre el público para mostrar su apoyo a los enfermos de cáncer.

Con pancartas y globos, los últimos finalistas eran recibidos por su afición. Los Serenquenquenes pusieron el broche de oro a una final que estaba siendo muy reñida, pero al mismo tiempo muy clara para el jurado. El problema estaba en decidir en qué orden se asignarían los premios de Interpretación.

Tras solventar este dilema, Daniel Calero subía a la palestra para nombrar a los ganadores. Eran ellos, Los Nietos de Sary Mánchez recuperaban el título dos años después. Caras de alegría entre el público que aún quedaba presente en el Santa Catalina y en general satisfacción por los grupos vencedores. El premio había sido justo.