Llega al Auditorio de Teror la vitalidad del pop de Abba en un tributo musical lleno de sus grandes éxitos

01/07/2014
ETIQUETAS:

Este próximo sábado, día 5 de julio, tendrá lugar en el Auditorio de Teror, en una única función que dará comienzo a las 20.30 horas, el espectáculo musical ‘Abba Live!’, un tributo al popular cuarteto sueco del que se cumplen ahora 40 años de su creación en la década de los setenta. Nueve músicos y cuatro cantantes protagonizan este tributo a la banda sueca más famosa de todos los tiempos, que se hizo popular por sus pegadizas canciones, letras simples y un sonido propio que bebía de la fuentes del pop más vitalista  y del glam rock del momento.

El espectáculo ‘Abba Live! Golden Tribute’ que se presenta en Teror se acompaña de proyecciones audiovisuales y otras sorpresas, en un show de aproximadamente una hora y media de duración, en el cual el público revivirá una época plagada de grandes composiciones musicales, entre las que figuran buena parte de los éxitos mundiales del inolvidable grupo sueco como Dancing Queen, Mamma Mia , Super Trouper , SOS, Chiquitita y una larga lista de maravillosos hits.

Estrenado el pasado mes de enero en la sala del CICCA con un lleno total, este concierto tributo también ha sido ya presentado en Gáldar y Fuerteventura. En agosto viaja a la isla de La Palma y en otoño podrá disfrutarse en Telde y, nuevamente, Las Palmas de Gran Canaria. 

Las voces solistas de la banda que protagoniza este espectáculo musical son Cris James y Alicia Ramos, a las que hacen coros Natalia Palacios, Patricia Socorro y Kenneth Suárez, también guitarrista de la banda que completan Diego Borrego a los teclados, Juande Montelongo al bajo, Besay Brehcist a la guitarra y, Alejandro Sánchez a la batería.

Las entradas para ‘Abba Live! Golden Tribute’ podrán adquirirse al precio de 10 euros en la taquilla del Auditorio de Teror dos horas antes de cada función, así como los martes y los jueves, de 18.00 a 20.00 horas, y en la página de venta on-line www.entrees.es

La canción ‘Waterloo’ lanzó en 1974 a la fama definitiva al cuarteto sueco nacido en Estocolmo e integrado por Agnetha Fältskog, Björn Ulvaeus, Benny Andersson y Anni-Frid Lyngstand. Con el citado tema ganaron el Festival de Eurovisión y comenzó una meteórica carrera de éxitos mundiales que ha sido capaz de vender más de 400 millones de discos. En el pico del éxito llegaron a convertir su música en el segundo producto de exportación sueca por volumen de ventas, solo superados por el gigante de la automoción Volvo.

A pesar de haberse disuelto en 1982, la base de seguidores de Abba no sólo no mengua, sino que ha repuntado gracias al ejercicio de nostalgia que ha precipitado la reedición de sus discos y revalorizado un estilo inconfundible del pop, que ha permitido su conocimiento por parte de las nuevas generaciones con el musical Mamma Mia, que resiste desde hace quince años en la cartelera de Broadway o en el West End londinense,  o el filme del mismo título protagonizado hace unos años por Meryl Streep. Hay que recordar que Abba  figura entre las diez que más discos han vendido de la historia, superando en algunos países incluso a los Beatles. En Estocolmo tienen desde el pasado año su propio museo permanente que recoge desde su vestuario hasta una reconstrucción de la cocina de Benny y Frida.

Curiosidades Abba

Abba fue una banda que vistió siempre estrafalarios modelos. El objetivo de aquel estilismo no era marcar tendencia, sino ahorrar: el fisco sueco permite desgravar la ropa de trabajo y la única forma que Abba tenía de desgravarse los trajes con los que salían al escenario era adquiriendo prendas que nadie se hubiera atrevido a ponerse para salir a la calle. “Tienen que ser trajes fantasiosos, para el escenario, ropa con el logo de su empleador u otros atributos que los distingan completamente de la ropa del día a día”, dice la ley sueca.

El nombre del sonriente grupo pop que más discos vendió en la década de los 70 salió, precisamente, de las iniciales de sus nombres: Agnetha, Björn, Benny y Anni-Frid. Y hubo que negociar derechos y pagar por tan acertada ocurrencia: coincidía con el nombre de una importante compañía escandinava de pescados y mariscos.

Durante los años de éxito, Agnetha Fältskog y Björn Ulvaeus contrajeron matrimonio, al igual que Benny Andersson y Anni-Frid Lingstgad. La separación del grupo en 1982 fue el desenlace de la difícil relación de sus componentes: las dos parejas acabaron divorciándose con poco tiempo de diferencia.

Desde su disolución el cuarteto sólo ha sido fotografiado en dos oportunidades, en 2005 y 2008, con el lanzamiento del musical y la película Mamma mia!

En 1999, se ofreció al cuarteto mil millones de dólares por resucitar para una gira de 100 fechas. Pero lo rechazaron, en palabras de Björn Ulvaeus, “porque nadie querría ver cantando esas canciones a unos señores de 60 años”.