'Liberad a Willy' en Fuerteventura

04/01/2016
ETIQUETAS:

Un rorcual común de unos 15 metros de longitud quedó atrapado en la mañana del pasado viernes a unas dos millas al sur de Fuerteventura, cerca de Morro Jable. La boca y la cola del animal habían quedado enganchadas en un palangre, un cabo fino repleto de anzuelos, utilizado para la pesca selectiva y no legal.

La presencia de la boya a la que se sujetaba el palangre llamó la atención de una embarcación que navegaba por la zona, con la intención de avistar delfines y ballenas. Lo que no esperaban los miembros de la tripulación era encontrarse un rorcual de grandes dimensiones, atrapado en un cabo que le impedía moverse con normalidad.

"Cuando nos acercamos al palangre vimos la respiración de la ballena y nos dimos cuenta que estaba enredada en el cabo", explicó César Espino, uno de los marineros de la embarcación, "rápidamente me tiré al agua y dejé que la ballena me viera para que supiera que iba a intentar liberarla. Sentía compasión por ella, así que no dudé un instante en soltar todos los cabos que la mantenían atrapada".

Durante más de una hora y con la única ayuda de un cuchillo, Espino se sumergió una y otra vez  a pulmón, cortando primero los cabos que la ballena tenía enredados en la cola.  

A medida que el rorcual se sentía más libre de las cuerdas que sujetaban su cola, trataba de nadar con normalidad, pero cada vez que lo intentaba los cabos que sujetaban su boca seguían haciéndole daño. "El cabo atravesaba su boca de lado a lado, como si fueran las riendas de un caballo, y resultaba bastante complicado poder quitárselo", añadió Espino. 

César y su compañero de aventura grabaron en vídeo  el rescate de la ballena, que una vez liberada, prosiguió su camino con total normalidad. Durante un buen trecho, la embarcación siguió al rorcual hasta asegurarse  que nadaba con normalidad, hasta que finalmente lo perdieron de vista.

El rorcual común se encuentra entre las cinco especies de cetáceos más frecuentes en las aguas de Canarias, espacio que comparten con los delfines, los cachalotes, los tipos de calderones y el zifio común. Se trata de un animal de hábitos oceánicos, que a veces se acerca bastante a la costa. Su distribución en Canarias es bastante extensa, se ve en todas las islas, sobre todo a finales de invierno y principios de primavera.