Lemes y Peñate no pudieron remontar en el rally más duro

JUAN CARLOS DE FELIPE

La tercera etapa del Rally de Gales, celebrada ayer, pone fin a la WRC Academy en donde Lemes y Peñate dejaron el listón muy alto. Lo intentaron, pero la penalización de 10 minutos (cinco por tramo no celebrado) tras la rotura del palier del Fiesta, les dejó sin poder ascender de la décima posición de la general.

Conforme fue transcurriendo la tercera etapa, Yeray y Rogelio se metían regularmente entre los cuatro primeros tiempos de cada tramo, incluso llegaban a marcar un segundo mejor tiempo por detrás de C. Breen, al final el ganador de la WRC Academy. Pero cuando ya habían ascendido a la séptima posición de la general, un problema en el decimocuarto tramo, les hacían perder tres minutos que lo mandaban a la décima posición.

Aunque sin bajar el ritmo en ningún momento y a falta de tres tramos para finalizar, Lemes y Peñate lograban meterse finalmente en la novena plaza de la general. Merced a esta mala clasificación en la última prueba, Yeray Lemes y Rogelio Peñate se han tenido que bajar del podio de la WRC Academy y se han tenido que conformar con la cuarta posición en el campeonato para las jóvenes promesas del mundial.

Fuster, campeón nacional. Por otro lado, tras finalizar en 4ª posición en el Rally Sierra Morena celebrado ayer en tierras cordobesas, el piloto de Benidorm consigue los puntos necesarios para ser campeón a falta de celebrarse la última prueba del campeonato, el Rallye RACE Madrid. El equipo alicantino, copilotado por el valenciano Nacho Aviñó, quién ha conseguido también el título de campeón de España de copilotos, ha dado en tierras cordobesas una lección de deportividad, pilotaje y homenaje a la afición, ya que con haber terminado en la posición 15 le hubiese sobrado para ganar.

«Quiero agradecer, de corazón, este título a todo el mundo que me ha estado apoyando en una de las temporadas más complicadas de mi vida deportiva, tanto por el tema económico, como por la rivalidad en el campeonato, especialmente a mi equipo y a mi familia. Y cómo no, a todos esos aficionados incondicionales que, curva a curva, tramo a tramo, rally a rally, me han estado aplaudiendo, animando y dando fuerzas para poder conseguir el campeonato», dijo Fuster.