Legado lleno de riqueza

ETIQUETAS:

La biblioteca de Juan Negrín se traslada desde París hasta Gran Canaria para descubrir, de forma inédita, una de las facetas menos conocidas del último presidente de la República, la de lector empedernido. La muestra, formada por unos 120 títulos, alberga obras sobre la Guerra Civil, los totalitarismos, cibernética o poesía.    

A lo largo de toda su vida y allá donde fue, el último presidente de la República albergó una extensa colección de libros que ponen de manifiesto los diversos intereses intelectuales del estadista grancanario. La valiosa muestra, llamada La biblioteca errante, Juan Negrín y los libros, se expone desde ayer y hasta el 31 de enero en la sede de la Fundación Juan Negrín, promotora de esta acción que descubre otra faceta de la figura del político grancanario.

La exposición se llama Biblioteca errante porque «estos libros han viajado mucho», explicó el profesor de Historia de la Universidad de Valencia Salvador Albiñana, su comisario junto a Juan Manuel Bonet, director del Instituto Cervantes de París. «Negrín tuvo una vida muy errante por razones personales, familiares y políticas. Esa vida errante es la vida de sus libros, allá donde iba se los llevaba», añadió el experto. Algunos de esos ejemplares se movieron con el estadista entre Alemania, Madrid o Valencia. Otros forman parte de la nutrida biblioteca que el político compró entre Oxford y Londres durante su exilio en Inglaterra. De esta última colección, su familia subastó gran parte tras su muerte en 1956, y la obras restantes son las que hasta ahora han custodiado en París, según explicó el comisario.  

La Biblioteca errante, que se mostró por primera vez en el Instituto Cervantes de París el pasado mayo, es una selección de entre los 12.000 libros que la familia del político y estadista grancanario custodia en su domicilio de París. El objeto de esta recopilación es mostrar que, además de ser promotor de la escuela de Fisiología, médico y jefe de Gobierno de la II República española, fue un bibliógrafo interesado por la literatura de diversos géneros, temáticas y formatos. «Podía leer tratados de cibernética e inteligencia artificial. Tenía una gran diversidad de intereses sobre ciencia, literatura, artes, poesía... Y esa diversidad le acompaña toda su bibliografía», subrayó Albiñana durante la presentación de la exposición. Además, entre la nutrida biblioteca, de la que forman parte incunables, propagandas o periódicos, hay obras sobre política nacional e internacional, de las que se percibe un interés por el pensamiento de una izquierda liberal, un socialismo democrático y liberal, señaló Albiñana.

Por su parte, la presidenta de  honor de la Fundación Juan Negrín y nieta del estadista, Carmen Negrín, afirmó que estos libros «representan a la persona, los intereses y la curiosidad» y añadió que corresponde a la Fundación mostrar esta faceta.    

Asimismo, la presidenta aseguró que se trata de libros «de actualidad y, sobre todo, hoy en día porque la situación no es muy diferente que la de principios de los años treinta», zanjó.