Las tortugas toman Ayagaures

09/01/2012

Decenas de pequeñas tortugas de una especie hasta ahora no identificada han convertido las aguas de la presa de Ayagaures en su nuevo hábitat desde hace varios meses. Así lo confirman agricultores y lugareños, indicando que el grupo más numeroso se encuentra en el lado opuesto al muro.

ETIQUETAS:

Situada en las medianías del municipio sureño de San Bartolomé de Tirajana, la presa de Ayagaures se está  convirtiendo poco a poco en el recipiente donde van a parar todas aquellas especies exóticas que por estar prohibidas ya nadie quiere tener en su hogar.
Ocurrió no hace mucho tiempo con una variedad de caracoles de la especie Pomacea canaliculata, y ahora le ha tocado el turno a las tortugas.
Alguien de forma desaprensiva ha soltado varios ejemplares de estos pequeños galápagos, sin tener en cuenta que el clima benigno de la zona y el ambiente húmedo del lugar son absolutamente favorables para su reproducción, con lo cual ya se cuentan por decenas las tortugas que se mueven en la orilla y dentro de la  misma presa sureña.
Aunque simpáticas y vistosas, la especie en cuestión se ha convertido en motivo de preocupación para los agricultores y regantes de la zona, porque desconocen si  un aumento masivo de la población de las mismas pueden afectar a los cultivos o los conductos de agua de la presa.

Preocupados. Residentes en el lugar, como Sergio Pérez, afirman que las tortugas se encuentran localizadas en el lado opuesto al muro de la presa, en una zona que no es de fácil acceso y que las mismas son muy sensibles a cualquier movimiento extraño, por lo que ante la presencia de una persona o animal huyen para esconderse.
«No tenemos ni idea quien o quienes han soltado estos animales en la presa y menos aún qué razones les han llevado a hacerlo, pero lo que sí es cierto es que alguien tiene que tomar medidas con esta suelta de especies exóticas, porque de lo contrario la presa se convertirá en el lugar donde todo el mundo venga a dejar los animales que yo no quieren tener en sus casas», indica.
Respecto a la especie, aún no está identificada, pero lo más seguro es que sea una de la dos que han sido prohibidas por el Ministerio de Medio Ambiente. Desde el pasado 13 de diciembre, la publicación del Real Decreto 1628/2011 por el que se regula el listado y catálogo español de especies exóticas invasoras ha puesto en orden de busca, captura y eliminación a muchas mascotas y plantas de jardín. Entre ellas las populares tortuguitas de agua, esas que muy probablemente estaban listas para ser regaladas durante la reciente Navidad  y para las que se ha decretado su eliminación en todo el Estado español.
Estas dos especies de galápagos de agua, que suelen ser muy frecuentes en  los acuarios de muchas casas,  tienen los días contados. Uno de ellos es el galápago de Florida (Trachemys scripta) y el otro,  la tortuga pintada (Chrysemys picta).
A las primeras, la normativa estatal les ha otorgado una moratoria de 16 meses para que los comercios donde se venden las vayan sustituyendo por otras tortugas menos peligrosas para el medio ambiente. Para las segundas no hay plazos y deben desaparecer ya de las tiendas de animales exóticos.