Las primeras estrellas podrán ser identificadas por el color azul

15/03/2017
ETIQUETAS:

Pronto puede ser posible detectar las primeras estrellas del universo, buscando el color azul que emitieron al explotar como supernovas hace más de 13.000 millones de años.

El universo era oscuro y lleno de hidrógeno y helio durante 100 millones de años después del Big Bang. Entonces, las primeras estrellas aparecieron, y los metales fueron creados por las reacciones de la fusión termonuclear dentro de las estrellas.

Estos metales se extendieron alrededor de las galaxias mediasnte estrellas explosivas explotando o "supernovas". El estudio de las supernovas de primera generación, que tienen más de 13.000 millones de años de antigüedad, brinda un vistazo a lo que el universo podría haber parecido cuando se formaron las primeras estrellas, galaxias y agujeros negros supermasivos. Pero hasta la fecha, ha sido difícil distinguir una supernova de primera generación de otra más reciente.

Una nueva investigación, dirigida por Alexey Tolstov del Instituto Kavli para la Física y Matemáticas del Universo, ha identificado diferencias características entre estos tipos de supernovas, después de experimentar con modelos de supernovas basados en observaciones de estrellas extremadamente pobres en metales.

Similar en todas las supernovas, la luminosidad de las supernovas pobres en metales muestra un ascenso característico a un pico de brillo seguido de una disminución. El fenómeno comienza cuando una estrella explota con un destello brillante, causado por una onda de choque que emerge de su superficie después de que su núcleo se derrumbe. A esto le sigue una larga fase de "meseta" de luminosidad casi constante que dura varios meses, seguida de una decadencia exponencial lenta.

El equipo calculó las curvas de luz de las estrellas supergigantes rojas azules pobres en metal frente a las ricas en metales. La onda de choque y las fases de la meseta son más cortas, más azules y débiles en las supernovas pobres en metales.

El equipo concluyó que el color azul podría ser usado como un indicador de una supernova de primera generación. En un futuro próximo, nuevos y grandes telescopios, como el Telescopio Espacial James Webb que se lanzará en 2018, podrán detectar las primeras explosiones de estrellas y podrán identificarlas utilizando este método.