Borrar

Las Ópticas revisan la vista de 40.000 canarios, en virtud del convenio firmado con el Servicio Canario de Salud

Cerca de 40.000 personas han sido atendidas, en los últimos años, por la ópticas canarias en virtud del Convenio suscrito por el Colegio de Ópticos Optometristas de Canarias y el Servicio Canario de Salud. Los datos, producto del balance realizado por el Colegio en torno al cumplimiento de dicho acuerdo refleja, asimismo, que la mayoría de las personas que se acercaron hasta las ópticas adscritas a esta iniciativa, registraron casos de miopía, hipermetropía y astigmatismo.

Acn Press

Lunes, 2 de abril 2007, 12:16

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Como se recordará, en el año 2003 se puso en marcha el convenio de colaboración entre el Servicio Canario de Salud y el Colegio de Ópticos de Canarias con el fin de realizar actividades conjuntas con los profesionales del sector, con la intención de agilizar y mejorar la atención a los numerosos pacientes que reclamaban de la administración sanitaria un análisis de su situación visual. Dicha medida ha permitido agilizar de forma considerable las listas de espera de la Seguridad Social. Sin embargo, y a pesar de esta importante tarea asistencial, la Consejería de Sanidad del gobierno autónomo ha excluido ha dicho colectivo del Pacto por la Sanidad, hecho que lamenta profundamente el Colegio de Ópticos. Igualmente, desde el Colegio de Ópticos se quiere recordar que el paciente puede optar para su revisión por cualquiera de las ópticas adheridas al convenio, según listado que se facilita en el Centro de Salud correspondiente. Con ello se pretende evitar en el futuro ciertos casos de dirigismo hacia determinadas ópticas, trasladando con ello el problema de las listas de espera de la Seguridad Social al entorno privado. En este sentido se recuerda que el objetivo del acuerdo con el SCS es que las personas puedan ser atendidas en el menor espacio de tiempo posible. El convenio establece que por parte de las ópticas se realizarán pruebas para la evaluación de la capacidad visual de la persona que acude a la revisión, suministrando, en paralelo, información en torno a la forma de mejorar su rendimiento visual y sobre prevención e higiene. Existe, asimismo, la posibilidad de que se realicen determinadas pruebas complementarias como estudios de reacción pupilar, para analizar la contracción o dilatación de la pupila ante diferentes estímulos; el test de Worth para detectar si la percepción visual de cada ojo se integra correctamente en una visión única; o la Rejilla de Amsler, capaz de detectar la existencia de un campo visual íntegro, previniendo posibles lesiones generadoras de zonas de ceguera total o parcial. Todo ello sin olvidarse de una prueba de carácter netamente preventivo como es la medición de la tensión ocular mediante el Tonómetro de Aire

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios