Las farmacias en el disparadero

La morosidad del Gobierno de Canarias ha colocado a las farmacias de las islas en el disparadero. Estamos en septiembre y no se ha pagado junio. La deuda es de más de 100 millones de euros y sube cada día. Este viernes Sanidad les dijo que no sabe cuándo cobrarán.

De ser un sector solvente a que nos los quieran ni ver en los bancos. Las farmacias canarias están en apuros y con ellas todos los ciudadanos. Peligra el suministro y ya hay fármacos caros (por encima de los 134 euros) que son difíciles de encontrar porque los farmacéuticos están forzados a economizar.

La farmacéutica Violeta Gil Alonso, de 48 años, preside Atfarpal, la patronal de Las Palmas desde hace un año, y es la vicepresidenta de Fefarcan, la regional. «Hay mucha gente amargada», admite en referencia a sus compañeros. Ya hay una farmacia en la provincia de Las Palmas en concurso de acreedores (proceso judicial para paliar los efectos de una quiebra) y otras que tienen el suministro restringido, es decir a las que no se les fía por ser malas pagadoras.

Los impagos comenzaron con la actual legislatura autonómica: «Entendemos que ha coincidido con la crisis, pero pensamos que también hay una mala gestión por parte de Sanidad». Los últimos cuatro meses de 2011 se les pagó -tarde- con el presupuesto de 2012. «Ya sabíamos que las cosas iban a estar negras este año», apunta.