Las farmacias aguantan solo 10 días

Al Gobierno se le atraganta el conflicto farmacéutico por el impago de las recetas. Los colegiados de Las Palmas (los más perjudicados), alertan de que disponen de liquidez para 10 días, un riesgo que abre la puerta al desabastecimiento en los medicamentos.

Comienza la cuenta atrás de una situación sin precedentes en las farmacias de las Islas. El impago por las recetas médicas con cargo al Servicio Canario de Salud, provocado por la crisis financiera y la falta de recursos en la Administración regional, abre la puerta al desabastecimiento de medicamentos de media rotación, que afectaría a la gama de tratamientos antidepresivos, anticancerígenos o antiepilépticos.

Las farmacias canarias admitieron ayer, en declaraciones a este periódico, que sólo disponen de cash-flow (liquidez) para 10 días más. A partir de ahí, los establecimientos con menos poder adquisitivo dejarán de despachar algunos productos que afectarían, al menos, al 15% de la población incluida en protocolos extrahospitalarios.

El foro farmacéutico, un grupo de presión de ámbito regional que reúne a patronal, colegios profesionales y cooperativas, acordó ayer solicitar al Gobierno la aplicación de medidas a la andaluza. La Junta que preside el socialista Juan Antonio Griñán firmó un crédito sindicado con con los bancos en el que se ofreció como garantía un aval público de la Comunidad autónoma.

Los profesionales reclaman una solución similar. Pero tanto el Ejecutivo como los profesional reconocen que la negociación tardaría, al menos, un mes.

La salida. El presidente del Colegio de Farmacéuticos de Las Palmas, Carlos Muñoz, demanda una salida inmediata para romper el círculo vicioso actual, que amenaza la continuidad de la distribución. «Es imprescindible que el Gobierno pague la factura de septiembre».

El director general de Farmacia del Ejecutivo, Buenaventura Fernández, confirmó que la deuda de septiembre asciende a 37 millones de euros. «Se barajan varias alternativas para dar una solución satisfactoria».

Las vías de negociación recaen en el consejero de Economía y Hacienda, Javier González Ortiz, quien prefiere no dar «falsas esperanzas» hasta compactar la ficha financiera pendiente. El consejero pidió la pasada semana a los farmacéuticos aplazar el pago de medicamentos hasta febrero, con lo que la bolsa pendiente se colocaría en 162 millones. La intención del Gobierno es cerrar un acuerdo colateral con los profesionales a través de pólizas de crédito que incluirían un reconocimiento de deuda por parte del Gobierno.

Los dos colegios prevén reunirse hoy con González Ortiz para perfilar los detalles de un previsible acuerdo; de hecho, Las Palmas maduró ayer una línea de pago con el Banco Popular a un tipo de interés de Euríbor más 0,5% (ver información aneja).

Los establecimientos más sensibles con los impagos están radicados en las islas orientales, como consecuencia de la cancelación de la cobertura que Bankia mantenía desde 2001.

La falta de liquidez de al menos el 40% de las farmacias se materializará dentro de 10 días. Las cooperativas aclararon ayer que no admitirán un traspaso del crédito porque los laboratorios exigen pagos al contado o aplazamientos a los cinco días para dispensar medicinas. La situación es «crítica», según Muñoz.

Las farmacias canarias jamás habían conocido un escenario de insolvencia tan dantesco y eso los gastos bajaron un 13% en septiembre y un 10% en octubre, según las cifras aportadas por Buenaventura Fernández. Ante el error de cálculo en la previsión para 2011, el Ejecutivo ha vuelto a elevar la cuantía de medicamentos emitidos por farmacia para 2012, que sube un 24% hasta los 390 millones (90 millones más).