Las farmacéuticas ralentizan la producción de antibióticos por escasa rentabilidad

18/01/2010

La escasa rentabilidad de los antibióticos para las farmacéuticas está ralentizando su fabricación y ha llegado "a un punto un poco peligroso", pues las bacterias mutan cada uno o dos años y para vencerlas es preciso diseñar constantemente nuevos fármacos.

Así lo ha advertido hoy en la presentación de su libro "Las grandes plagas modernas" (Destino), el genetista de la Universidad de Leicester (Reino Unido), Salvador Macip, que ha defendido la respuesta de la OMS y de los gobiernos frente a la pandemia de la gripe A.

Según Macip (Blanes, 1970), la actual situación en la producción de antibióticos ha hecho tomar cartas en el asunto a los gobiernos, como el de Estados Unidos, que ha optado por destinar fondos en la fabricación de nuevos fármacos para combatir las bacterias.

Según el genetista, especialista en cáncer, las empresas tardan bastantes años e invierten mucho dinero en el diseño de un nuevo antibiótico, mientras que la bacteria consigue burlarlo en uno o dos años.

En consecuencia, las empresas prefieren desarrollar el viagra o productos contra la calvicie, ha resumido Macip, que trabajó durante diez años en el departamento de ciencias oncológicas del Hospital Monte Sinaí de Nueva York.

En cuanto a la pandemia de la Gripe A, ha opinado que la reacción de la Organización Mundial de la Salud y de los Gobiernos no ha sido desproporcionada ni desmesurada, aunque sí es mejorable -ha añadido- la comunicación hacia la opinión pública.

"Primero se recalcó la idea de que esto era muy grave y se generó un pánico excesivo y, finalmente, se produjo un efecto péndulo hacia el otro lado", ha añadido el autor de "Las grandes plagas modernas", un libro en donde explica el mundo de los microorganismos y da protagonismo a enfermedades olvidadas (malaria, tuberculosis...).

Tras subrayar que hoy día la pandemia más importante sigue siendo el SIDA, el investigador ha apuntado a la imposibilidad de vencer a los virus y a las bacterias, "sólo los podemos tener un poco controlados; el peligro siempre estará ahí".

"Conocemos sólo un pequeño porcentaje de los virus que existen, quizá un 10 por ciento, unos microroganismos que cambian muy rápidamente, virus que saltan de animales a humanos...".

Por otro lado, Macip se ha mostrado convencido de que en tiempos de crisis es cuando más hay que pensar en ciencia.

"Así lo han entendido la mayoría de los países, por ejemplo Reino Unido y Grecia no han recortado un céntimo de su presupuesto dedicado a investigación", ha subrayado, en cuya opinión España no puede en el siglo XXI seguir así: "si queremos ocupar un lugar importante tiene que haber más que turismo y carreteras".