Las cuevas que esconde Silva

ETIQUETAS:

Poca gente las conoce, pero en las laderas del barranco de Silva se esconde un tesoro arqueológico sin parangón: un complejo de cuevas artificiales, las de Lomo Calasio, aisladas por un camino de acceso entre riscos y un mar de tuneras indias y cardones. Un proyecto busca sacarlas del olvido.

A algunos de los operarios que harán posible esta iniciativa se les cayó el alma al suelo cuando comprobaron las dificultades de acceso que presentan las cuevas de Lomo Calasio. Hay al menos 400 metros entre el yacimiento y la carretera más cercana, que es la que une La Medianía con Santidad. Y no es un sendero llano ni en línea recta. Ni está señalizado. Por una cosa y la otra este enclave único ha estado años abandonado. Solo los vándalos han dado con él para hacer de las suyas. Ahora el Ayuntamiento se ha propuesto divulgar que existe y facilitar que sea visitado.

El edil de Patrimonio Histórico en funciones, Ignacio Serrano, que hoy cesa en su puesto y que no formará parte de la nueva Corporación, dejó iniciado el proyecto que permitirá limpiar y adecentar tanto el acceso como las propias cuevas de Calasio, pendiente solo de permiso del Cabildo. Al frente de la iniciativa ha situado a todo un veterano y experto conocedor de los yacimientos arqueológicos de Telde, Francisco Peinado, que pondrá sobre la mesa todo su oficio para coordinar en estas labores a una cuadrilla que le han asignado del cupo de trabajadores contratados con cargo al Plan de Empleo Social y otro grupo de operarios municipales de la concejalía.

Entre los objetivos que se trazan figura la mejora del acceso, eliminando tuneras (los cardones no, están protegidos) y diseñando un trazado más corto, y la limpieza de las cuevas y su entorno, en las que se acumulan costras de estiércol seco y de excrementos de palomas y otros animales, pintadas vandálicas en las paredes, 12 palés, bidones, botellines, somieres y papeles.

El proyecto se prolongará durante 8 meses y redescubrirá para curiosos y visitantes un complejo de oquedades, algunas  de ellas entre las de mayores dimensiones de Canarias. Destacan la cueva de la claraboya, la de las ocho alcobas, la de los dos pisos y la de dos puertas.

La iniciativa abarca también al cercano yacimiento de la Cueva de Tres Puertas. Se limpiará el exterior de vegetación y basura, se eliminará parcialmente el muro interior, se consolidará en parte la cueva y se delimitará el enclave con un murete de 1,30 metros de alto por 160 de largo.