Las cantinas de los locales sólo seguirán «si se regularizan»

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO

La alcaldesa de Telde dio este lunes una de cal y otra de arena a los colectivos vecinales que quieren mantener las cantinas en los locales sociales de sus barrios. Les abrió la puerta a seguir existiendo, pero no una puerta cualquiera. Tendrán que regularizarse, si no, nada. Hizo estas declaraciones tras recepcionar el local social de La Majadilla.

Mari Carmen Castellano explicó ayer que la ordenanza reguladora del uso de los locales sociales de propiedad municipal no es un documento cerrado, por lo que no se cierra a la posibilidad de que se reconsideren algunos de sus artículos, como, por ejemplo, el que impide la existencia de las cantinas, que ha montado cierta polémica en el movimiento ciudadano. Los colectivos las consideran vitales para financiar los gastos de mantenimiento del edificio. El nuevo reglamento prohíbe expresamente las actividades económicas en los locales y cualquier uso lucrativo, pero la alcaldesa recordó que la tramitación del documento está justo ahora en fase de alegaciones, por lo que dejó claro que su gobierno está abierto a posibles sugerencias o propuestas de modificación.

Dicho eso, sí quiso avanzar la posición del ejecutivo local. Advirtió de que si bien no ve con malos ojos la pervivencia de las cantinas, condiciona su continuidad a que se regularicen. «No podemos olvidar que tal y como funcionan hoy en día ejercen una competencia desleal al resto de bares y restaurantes de los barrios, que sí cumplen con una serie de requisitos legales».

Apuntó además la existencia de un posible caso de incompatibilidad en tanto que, según dijo, la normativa en vigor no permite la venta de bebidas alcohólicas en el interior de edificios públicos.

Por lo pronto, no todos los locales sociales que están abiertos en Telde, que son unos 40, según datos de Participación Ciudadana, cuentan con cantina, pero los que la tienen la consideran esencial para cubrir los gastos de agua, luz y de limpieza.

Fuentes municipales explicaron ayer que esos requisitos legales a los que aludió Castellano implicarían que el Ayuntamiento de Telde sacase a concurso la explotación de esas cantinas y que se sometieran a la normativa que se le aplica al resto de los negocios de restauración, que pasa por la solicitud de una licencia de apertura, entre otras.

Mientras la regidora municipal hacía ayer estas consideraciones, las asociaciones de vecinos preparan una respuesta común a esta propuesta. La federación Faycanato y la plataforma vecinal La Cal las ha convocado para mañana miércoles, a partir de las 19.30 horas, en el local social del colectivo Bentagache, en El Calero. Recuerdan desde el movimiento ciudadano que esta norma afecta también de lleno a casi todos los clubes deportivos, que también tienen cantina.