Las bibliotecas del Estado, con solo 25.000 euros para nuevos libros

ETIQUETAS:

El director general de Cooperación y Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias, Aurelio González, reconoce que una biblioteca sin nuevas publicaciones está muerta, pero confiesa que, a día de hoy, su objetivo es otro: mantener las Bibliotecas del Estado de Canarias abiertas.

Las bibliotecas del Estado de Las Palmas de Gran Canaria y de Santa Cruz de Tenerife están atravesando momentos difíciles. Principalmente la de la capital grancanaria, sobre la que también pesa una orden de derribo.

Aunque a principios de marzo, el centro de documentación volvió a ofrecer prensa diaria a sus usuarios, el recinto aún no dispone de los recursos suficientes como para adquirir novedades editoriales en el ámbito literario.  Y es que, según el director general de Cooperación y Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias, Aurelio González, «estamos atravesando unos tiempos muy duros, donde hay que cubrir necesidades más básicas que las culturales».

Así, y después de mucho esfuerzo, de momento, su departamento ha conseguido un total de 25.000 euros destinados a la compra de publicaciones periódicas en ambas bibliotecas; la tinerfeña y la grancanaria. Esta suma dista mucho de la que se empleaba en años anteriores para surtir los estantes de ambos centros de documentación; un total de 100.000 euros. El responsable de ambos espacios culturales confiesa que la reducción de esta cuantía se reflejará también en la disminución de la entrada de novedades en ambas bibliotecas; tanto en el campo de las publicaciones y revistas, como en lo que respecta a nuevos libros.

No obstante, González confía en poder «seguir rebañando el presupuesto» para obtener más dinero con el que surtir a las dos bibliotecas del Estado de novedades editoriales.

«El objetivo es que no se pare la actividad en las bibliotecas; que sigan caminando, aunque ralentizadas», indica González en conversación telefónica.

APERTURA DOMINICAL. El recorte en los recursos destinados a la Biblioteca del Estado de la capital grancanaria también se ha reflejado en la reducción de sus horas de apertura. En concreto, el centro de documentación ha tenido que cerrar sus puertas los domingos. No obstante, el director general propone que, en lugar de abrir diez horas los sábados, este periodo se reparta en los dos días del fin de semana. «Es un problema laboral y es difícil de solucionar. Pero no hemos tirado la toalla», dice.