Las autoridades rumanas ordenan el ingreso de un niño de siete años que pesa 100 kilos

11/06/2008

Las autoridades rumanas han ordenado el ingreso en los servicios de urgencia de una clínica para un niño de 7 años que pesa 100 kilos con 1,30 metros de estatura.

La Dirección para la Protección del Menor asumió la custodia del niño, identificado como Gabriel, después de que lo abandonara su madre en el hospital de Botosani (Moldavia) -donde había entrado hace un mes con una intoxicación alimentaria- y ordenó su ingreso inmediato en un Centro estatal de Recuperación donde se le pondrá a dieta.

Según informó hoy la emisora ProTV, Gabriel padece una afección de la glándulas endocrinas, tiene grandes dolores en los huesos por el peso y no puede desplazarse más de diez metros por lo que, aunque ya tiene edad escolar, no va al colegio.

Su madre, una viuda que tiene otros cuatro hijos, todos ellos ingresados en entidades estatales de protección de menores, declaró que alimentaba a Gabriel con pan y tocino frito.