Teror

La Virgen ya nos mira de cerca

06/09/2008
ETIQUETAS:

La Basílica de Teror, destino en estos días de miles de devotos de la Patrona de la Diócesis, vibró en la tarde noche de ayer con la celebración de la misa y el acto de la Bajada de la Virgen desde su camarín hasta un lateral del altar mayor, donde permanecerá hasta el próximo 21 de septiembre.

La villa mariana vivió ayer el primer acto emotivo de sus fiestas en honor a la Patrona de la Diócesis de Canarias, la Virgen del Pino que, en palabras del canónigo oficiante, «se acerca un año más a todos los canarios para estar cerca de nosotros y escuchar nuestras plegarias y peticiones de favores y gracias».

Centenares de fieles abarrotaron el templo y la plaza de la villa, pudiendo todos seguir la misa y el acto de la bajada sin problemas dado que, para los que no encontraron sitio en el interior, se instaló una pantalla gigante que retrataba fielmente las imágenes y el sonido que se producían dentro. Tal y como había adelantado José Luis Pulido, una de las ocho personas que han pasado seis días ultimando todos los preparativos de la Bajada, el acto tardó unos doce minutos, estallando con frecuencia ovaciones de los fieles que veían descender a la Virgen desde su camarín envuelta en gasas y flores. Precisamente el acto de enramada del altar costó a esas ocho personas un día entero de arduo trabajo. El sistema de poleas y raíles, que ahorra en la actualidad los ímprobos esfuerzos de antaño, cuando la Virgen descendía a través de una escalera, cumplió a la perfección con su cometido y la emoción, las lágrimas y la satisfacción eran evidente en los rostros de la mayoría de los asistentes al acto.

Se calcula que miles de personas pudieron seguir desde sus casas la retransmisión del emotivo acto, dado que fue dado en directo por los compañeros del Canal 9-Las Arenas, para los que el cura párroco tuvo palabras de agradecimiento, así como para el resto de medios de comunicación que llevaban la Bajada de la Virgen a hogares de personas enfermas o discapacitadas o que, simplemente, no pudieron acudir ayer a la villa mariana.

Numerosos peregrinos, sin embargo, sí que pudieron estar presentes ayer y pudimos conversar con gentes procedentes de Telde, Valsequillo, Arucas, Santa Lucía, la capital y numerosos puntos de la geografía insular, los cuales, en su mayoría, afirmaban que prefieren venir a pagar sus promesas el día de la Bajada cuando el acceso a Teror es mucho más fácil que el día de la romería-ofrenda o el día mayor de la fiesta, que este año cae en lunes y es fiesta insular. Como en años anteriores, la Basílica estará cerrada desde la una a las cinco de la madrugada del próximo día 8. La Virgen del Pino permanecerá en el atrio de la Basílica.

La juez avala al Cabildo

La polémica por la retransmisión televisiva de la romería-ofrenda a la Virgen del Pino pasó al final por los tribunales y la primera batalla se ha saldado a favor del Cabildo. La magistrada Mercedes Martín, titular del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 5 de la capital, denegó el jueves pasado la petición que le formuló la Tele Canaria para que, como medida cautelar, ordenase al Cabildo que permitiese el acceso de sus cámaras para grabar el acto, previsto para mañana. Pero la jueza ha rechazado la suspensión por una cuestión formal, aunque apunta en el auto que la concesión en exclusiva de los derechos a TVE se ajusta a la legalidad.