La Unesco distingue el cielo nocturno de Fuerteventura

10/07/2015

La Unesco ha distinguido a Fuerteventura por las condiciones excepcionales de avistamiento del cielo nocturno, convirtiéndola en la tercera Reserva Starlight de Canarias después de La Palma y el volcán del Teide en Tenerife. La nueva catalogación incide en la ausencia de contaminación lumínica de la Maxorata.

El cielo nocturno de Fuerteventura se ha convertido en la tercera Reserva Starlight de Canarias. La Unesco acaba de reconocer las excepcionales condiciones a la hora de contemplar el firmamento. Desde 2007, este sello de calidad lo ostenta La Palma, primera isla en conseguir este certificado, y posteriormente el volcán del Teide, en Tenerife.


Esta nueva distinción, que se suma a la de la Reserva de la Biosfera concedida en 2009, se basa en la ausencia de contaminación lumínica, la nitidez, la disponibilidad de períodos importantes de tiempo no nublado, las combinaciones «únicas» de paisajes terrestres y del cielo estrellado o el patrimonio cultural relacionado con la astronomía, como enumera Tony Gallardo, gerente de la reserva.


La Consejería de Medio Ambiente del Cabildo lleva años trabajando en distintos aspectos encaminados a la protección del cielo nocturno, como el cambio de luminarias, campañas de concienciación o cursos de astronomía, destaca Natalia Evora, consejera de área. Una de las grandes beneficiadas de los esfuerzos de la primera institución majorera por proteger el cielo nocturno ha sido la pardela cenicienta, que ha visto cómo la isla se quedaba casi a oscuras durante el periodo de cría para evitar que los pollos se desorientaran durante los primeros vuelos por la luz de las farolas y utilizaran como única guía la luz de la luna. Desde la iniciativa Starlight, asociada a la Unesco, su coordinador Cipriano Marín insiste en que el compromiso de una reserva se extiende a los valores naturales y culturales asociados a la contemplación del firmamento e incluye la preservación de hábitats y especies como la pardela, que necesitan de cielos limpios.

Zonas núcleos. La Reserva Starlight tiene una zona núcleo donde las condiciones de calidad del cielo son «excelentes» y que se extiende a lo largo de la costa de barlovento, desde el arco de Cofete, las zonas a resguardo del Parque Rural de Betancuria, hasta un amplio espacio en la costa de Jarugo, además de zonas inalteradas como el monumento natural de los Cuchillos de Vigán.  Marín explica que esta zona está delimitada por una zona de amortiguamiento, donde «se extreman las precauciones para evitar cualquier acción de iluminación responsable que afecte a la zona núcleo». El resto de la isla es zona de transición, «donde se debe avanzar a medio plazo hacia un modelo de iluminación exterior responsable e inteligente».

Sendero y cielo de tindaya. La Reserva Starlight permitirá a la isla tener «un sello turístico más» que ofrecer a los visitantes, sobre todo a los aficionados a la astronomía, que encontrarán en enclaves de la costa de barlovento como Cofete, Los Molinos, Paso Chico en Tindaya o Tefía -donde se encuentra el observatorio astronómico de Fuerteventura-, enclaves desde los que contemplar la Vía Láctea en su plenitud. Natalia Evora, consejera de Medio Ambiente, adelanta que ahora Tindaya y su cielo «buscan reencontrarse con aquellos que visitan la montaña a través de un proyecto que intenta llevar a cabo un sendero más cuidadoso con el medio y poder así recuperar las visitas nocturnas guiadas por la famosa montaña».