UD Las Palmas

La UD volvería "con los ojos cerrados"

27/11/2008

El presidente de la Unión Deportiva Las Palmas, Miguel Ángel Ramírez, señaló ayer que se apuntaría «a una plataforma que se crease para recuperar ese recinto para el fútbol», aunque reconoce ser consciente de que «entraña dificultades, sería muy complicado hacerle ver al Cabildo ahora que queremos ese espacio para el fútbol después de la gran inversión pública que se ha hecho en el entorno de Siete Palmas». Miguel Ángel Ramírez señala que, si fuera, «mañana mismo me cambiaba a jugar de nuevo ahí, con los ojos cerrados; es más, yo mismo ayudaría a abrir las puertas, pintar las butacas y sembrar el césped... Pero, hablando en serio, no es tan fácil, después de todo el proceso administrativo en que está inmerso el recinto» de Ciudad Jardín.

Ramírez lamenta el estado que presenta el viejo Estadio Insular, «pero también es cierto que no se le ha dado otro uso porque tenía un proceso judicial pendiente y eso obligó a tener la instalación en paro forzoso, no se podía hacer nada en ella». Ahora, una vez retirada la denuncia planteada en su día por Lorenzo Olarte para mantener su fachada como elemento protegido, «hay que darle tiempo al Cabildo para que le dé el mejor trato a la instalación».

Sensibilidad.

El máximo mandatario de la UD Las Palmas tiene la confianza y esperanza de que «el Cabildo será sensible con la instalación, con la historia del recinto. y estoy seguro que habrá un recuerdo para lo que este estadio significó para el fútbol de la isla y para la UD Las Palmas». En este aspecto, el presidente de la entidad de Pío XII dijo estar convencido de que la corporación insular «hará las cosas con exquisitez para con la historia».

Ramírez muestra su confianza en que la UD Las Palmas tenga un sitio especial en el entorno de lo que se haga donde tantas páginas de historia y brillantes tardes y noches de fútbol se vivieron: «Estoy convencido de que el Cabildo será sensible con lo que significó el Insular para la UD Las Palmas. Hay que dejarles trabajar, que seguramente ellos sabrán hacer compatible el nuevo uso con el recuerdo de lo que el recinto ha significado para Gran Canaria».

Para el presidente de la UD, «el fútbol en el Insular tenía otro sabor que en nada es comparable al del Gran Canaria, pero las cosas van evolucionando, ahora hay un nuevo recinto y es el que el Cabildo nos cede para jugar», enfatiza Ramírez, que insiste de manera tajante en que «si mañana me dijeran que si queremos cambiarnos de estadio diría que sí, con los ojos cerrados».

Ramírez: "Si propusieran la vuelta al Insular, yo ayudaría a abrir las puertas".

El regreso al Estadio Insular para ver fútbol es ahora mismo una utopía, es más un deseo que una realidad cercana, algo en lo que está de acuerdo el presidente de la Unión Deportiva Las Palmas, casi convencido de que la parcela tendrá otro uso distinto al que durante casi sesenta años. No obstante, Miguel Ángel Ramírez, en el hipotético caso de un regreso al recinto de Ciudad Jardín dijo que él sería «el primero en ayudar, yo abro las puertas y hago lo que haga falta», convencido de que el apoyo del público en ese recinto es totalmente distinto al del Estadio de Gran Canaria.