La tierra no para de temblar en El Hierro

28/09/2011

La tierra no para de temblar en El Hierro. Los movimientos sísmicos han sido continuos en la madrugada de este miércoles. El Instituto Geográfico Nacional registró una quincena de temblores, todos de baja intensidad, si bien uno registrado a primera hora del día fue apreciado por vecinos de Frontera y otros puntos de la isla.

El mensaje de las autoridades sigue siendo de calma, mientras los expertos en sismología reiteran que el comportamiento de estos días es el típico de la fase previa a una erupción volcánica. Ahora bien, la bolsa de magma latente bajo la superficie herreña podría no salir finalmente a la superficie.

El Cabildo de El Hierro y el Gobierno de Canarias han informado de que sólo 53 vecinos del municipio de Frontera han necesitado ser desalojados ante el riesgo de desprendimientos por los movimientos sísmicos que se han producido en la zona.

Fuentes de la corporación insular indicaron  que aunque en principio se preveía desalojar a unas 300 personas, la cifra se ha reducido y del total de desalojados, 38 han optado por acudir a casa de familiares y amigos y quince a la residencia de estudiantes de Valverde.

Según publica este miércoles CANARIAS7 en su edición impresa, en una información de Silvia Fernández desde Frontera, los expertos desplazados a la isla sospechan que la posible erupción sería como la del Teneguía, en La Palma, hace ahora 40 años. CANARIAS7 compartió una jornada de trabajo con los sismólogos, que han detectado un abombamiento de la superficie herreña fruto del empuje del magma.

Los vecinos desalojados proceden de los barrios de Las Puntas, El Lunchón, Los Corchos, Pie Risco, Guinea y no ha sido necesario desalojar a ningún residente de Sabinosa ni del Pozo de la Salud.

El Gobierno recuerda que en una nota que estas zonas coinciden con las que se ven más afectados por desprendimientos en los casos de fenómenos meteorológicos adversos por lluvias o vientos.

El desalojo de los vecinos, según pudo comprobar EFE, transcurrió con normalidad salvo en dos o tres casos de personas mayores que mostraron alguna reticencia a la hora de abandonar sus casas.

Tanto el Cabildo como el Gobierno han confirmado que se mantiene el cierre del túnel del Roquillo así como la suspensión de las clases en el municipio de Frontera.

El Gobierno de Canarias decidió esta noche desalojar a los vecinos de la zona ante las previsiones de los equipos científicos que indican que los seísmos que están sacudiendo en la isla -más de 8.000 desde julio, la gran mayoría casi imperceptibles- van aumentar en intensidad y frecuencia a partir de esta medianoche, aunque el semáforo de riesgo volcánico sigue en nivel amarillo y no se espera una erupción inminente.

Solo este martes se han registrado en El Hierro más de un centenar de terremotos, 79 de ellos con una magnitud de entre 2 y 3,8 grados, por lo que se tratan de seísmos menores según la escala de Richter, mientras que a partir de 4 serían movimientos ligeros.

Las fuentes del Cabildo herreño indicaron que el presidente de la corporación insular ha valorado la colaboración entre instituciones así como el ofrecimiento de varias empresas para ayudar ante esta situación.

Además recordaron que el Gobierno de Canarias, el Cabildo de El Hierro y los ayuntamientos de la isla aprobaron el pasado viernes un plan de actuación ante la posibilidad de una erupción volcánica y en él se incluyen medidas para garantizar el bienestar y la seguridad de la población.

En el comunicado, el Gobierno de Canarias envía un mensaje de tranquilidad a la población y recuerda que el semáforo de riesgo volcánico está en amarillo tal y como se estableció el pasado 23 de septiembre, y que no se espera una erupción inminente.

Advierte que la sucesión de movimientos sísmicos puede incrementar su frecuencia e intensidad por lo que es conveniente que los ciudadanos tengan también en cuenta recomendaciones como si está en el interior de un edificio es importante no salir del edificio hasta que finalice el movimiento, buscar refugio debajo de estructuras fuertes o mantenerse alejado de ventanas.

Asimismo recomienda no estar en la cocina, no utilizar el ascensor, y si el movimiento es fuerte, una vez finalizado, se aconseja apagar el suministro de luz, agua y gas.

En un edificio público, los consejos son no correr despavorido hacia la salida, alejarse de las ventanas, protegerse debajo de estructuras fuertes y si se trata de un colegio, los estudiantes deben arrodillarse debajo de su pupitre poniéndose un libro en la cabeza.

El Gobierno agrega que si la sacudida sorprende en el exterior es conveniente guardar la calma, ir hacia un área abierta, no entrar en un edificio dañado y si se está conduciendo, detener el coche y evitar el bloqueo de la carretera.