La Plataforma en Defensa de la Costa presenta una propuesta contra el puerto deportivo en Guayonge, en Tacoronte

30/11/2006

La Plataforma en Defensa de la costa Tacoronte-Acentejo entregó ayer al Gobierno canario cerca de 1.300 alegaciones en contra del Puerto Deportivo de Guayonge, que se prevé construir en un espacio protegido.

El Ayuntamiento de Tacoronte celebra mañana un pleno en el que la Plataforma en Defensa de la Costa Tacoronte-Acentejo presentará una propuesta para que los grupos políticos rechacen el proyecto de construcción del puerto deportivo en Guayonge, en la zona de la Playa de la Arena, un espacio natural protegido.

La Plataforma presentó ayer ante la Consejería de Infraestructuras del Gobierno de Canarias cerca de 1300 alegaciones recogidas para oponerse a la construcción del macropuerto deportivo en la zona de la Playa de la Arena, lo que considera un atentado ambiental en un espacio natural protegido que ocupa una superficie igual a la de 42 campos de fútbol.

La Plataforma, que ha conseguido recoger en poco más de una semanas miles de firmas y alegaciones en contra de esta infraestructura, pedirá además que se solicite la ampliación del período de información pública, y que se dé traslado del acuerdo plenario a las demás instituciones que tienen competencia para informar sobre el proyecto.

La organización indica, en un comunicado, que tanto CC como PSOE se han mostrado contrarios a este Puerto, por lo que desde la Plataforma se considera que un acuerdo unánime del Pleno sería la mejor manera de blindar la oposición a este proyecto y así el Gobierno de Canarias "no tendría argumentos sólidos para imponerle a un pueblo una infraestructura de tales dimensiones".

La Plataforma considera que dadas las dimensiones de la futura infraestructura (unos 417.687 metros cuadrados de concesión administrativa) en un entorno natural se generaría un grave impacto medioambiental en un sector costero oriental del Paisaje Protegido Costa de Acentejo, declarado en virtud de la Ley 12/1994, de 19 de diciembre, de Espacios Naturales de Canarias.

En este mismo sentido, recuerda que el Avance del Plan Especial elaborado por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio establece, dentro del régimen jurídico de aplicación, que "los usos prohibidos para este espacio natural serán aquellos que supongan un peligro presente o futuro, directo o indirecto, para el espacio natural o cualquiera de sus elementos característicos, y resulten, por lo tanto, incompatibles con las finalidades de protección de espacio natural".

Concretamente, considera como uso o actividad prohibida "cualquier actividad o proyecto que resulte incompatible con la finalidad y objetivos de conservación de los recursos naturales del paisaje".

El mismo documento fija que el sector en cuestión se incluye en una Zona de Uso Moderado, para la que valora que "desde el punto de vista paisajístico su fragilidad es extrema, sobre todo en los sectores accesibles o los que por exposición poseen gran potencialidad visual, destacando el nivel de vulnerabilidad y la dificultad de enmascaramiento de cualquier elemento ajeno que se superponga en ellos".

Por otra parte, la diversidad de hábitats naturales de elevado interés ecológico y la importante biodiversidad específica, tanto terrestre como marina, de este sector del municipio de Tacoronte, confieren un elevado valor natural al mismo, apunta la Plataforma, que subraya que algunas de las especies presentes en este litoral se encuentran incluidas en el Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias.

Además, indica que las obras de acceso al parque conllevarían una afección a la base del acantilado y pies de montes del mismo y provocaría una notable modificación de su geomorfología y comprometería las playas del entorno.

También implicaría la desaparición absoluta de la Playa del Camello y de su ecosistema y las praderas de algas fotófilas que recubren la mayor parte del sustrato rocoso existente en el submareal, que constituyen un hábitat clave como refugio, lugar de alimentación y área de cría y alevinaje de innumerables especies marinas, muchas de ellas de interés pesquero, se verían drásticamente afectadas.

Precisamente, en esta franja se han citado, al menos, las siguientes especies incluidas en el mencionado Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias, con la categoría de "vulnerables": el alga parda Cystoseira abies-marina, el alga roja Gelidium arbuscula y el molusco gasterópodo Charonia variegata.

Desde el punto de vista de los valores patrimoniales e históricos, el proyecto se ubica en colindancia e invade el ámbito territorial de un tramo de acantilado que posee un alto valor arqueológico, lo que motivó al propio Ayuntamiento de Tacoronte, con fecha 26 de febrero de 2001, a solicitar su declaración como Bien de Interés Cultural (BIC), con categoría de Zona Arqueológica, para el que el Cabildo tinerfeño ha acordado el inicio de los trámites.

La Plataforma destaca que han expresado rechazo a este proyecto el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Tacoronte, la Federación de Asociaciones de Vecinos del municipio, Asamblea por Tenerife, Ben Magec ecologistas en acción, Intersindical Canaria, Enseñantes Asamblearios de Canarias, Colectivo Acentejo, Plataforma por el Puerto de Santa Cruz, WWF Adena, Grupo Los Verdes, PSOE Tacoronte, y Asociaciones de Vecinos de El Caletón.