La peor vendimia de uvas tintas de la Isla en la presente década

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA

Los 327.354 kilos de uvas recogidos este año por viticultores de la Denominación de Origen Vinos de Gran Canaria no habían sido tan pocos desde 2011. Los 226.550 de tintas suponen la peor vendimia de esta década. Respecto a 2015 el descenso de la producción es de 245.936 kilos, un 42,90% menos.

La climatología del pasado invierno, sobre todo, redujo en un 46,40% en uvas tintas y en un 33,08% en blancas la producción de fruta que se transformará en vinos de 2016 de la Denominación de Origen Gran Canaria, según los datos definitivos del Consejo Regulador. Cerrada a principios de noviembre, la vendimia de este año ha llevado a las bodegas 245.936 kilos menos que en 2015 y es la segunda peor de esta segunda década. En las variedades de uvas tintas la producción de 2016 se convierte en la peor de está década. Los 226.550 kilos recogidos están por debajo de los 241.114 cosechados en 2011, año que tenía hasta ahora el peor registro. El descenso es de 196.098 kilos respecto a la vendimia de 2015. En blancas la caída también es notable, aunque inferior. Son 49.838 kilos menos que en la cosecha anterior, siendo los 100.804 recogidos en 2016 el peor dato desde 2012. En los años siguiente siempre se había producido más, y menos en los anteriores. La menor producción de las vides, repartida por todas las comarcas y notable en la zona Centro, se refleja también en la cifra de viticultores que han metido uvas en las bodegas de la Denominación. Ha bajado hasta 90 de los 358 inscritos, si bien el Consejo Regulador estima que solo la mitad, en torno a 175, están realmente activos.