La patronal urge al Ayuntamiento a cerrar el tanatorio Vista Hermosa

20/10/2016

Juan Socas, en su condición de presidente de la Confederación Canaria de la Pequeña y Mediana Empresa (Cecapyme), presentó el pasado día 7 un escrito en el Ayuntamiento de la capital grancanaria en el que urge a inspeccionar el tanatorio Vista Hermosa. pidiendo, como medida cautelar, el cese de su actividad.

Mientras en el polígono Díaz Casanova-Vista Hermosa sigue funcionando el tanatorio montado por la compañía Luitom-Samda Grupo Empresarial SL, sobre el mismo se acumulan las quejas. Sigue abierto un expediente en la Concejalía de Urbanismo y la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Canarias emitió un primer informe en el que advertía de que el recinto no reunía condiciones para operar como tanatorio. A eso se añade ahora la petición por escrito de Cecapyme ante el Ayuntamiento para que «se formalice denuncia para que se lleven a cabo las labores inspectoras pertinentes».

La patronal pide esa inspección a partir precisamente del dato desvelado por este periódico: el informe negativo de la Dirección General de Salud Pública. En el escrito se recuerda que, según el Decreto .2.263/1974 de 20 de julio, «la autorización para el establecimiento de toda empresa funeraria corresponde otorgarla a la autoridad municipal pero no podrá dicha autoridad concederla sin el informe favorable previo de la Jefatura Provincial de Sanidad y, en su caso, de la Comisión Provincial de Servicios Públicos». Esas competencias fueron asumidas por las direcciones autonómicas de Salud Pública y en el informe este organismo deja claro que nadie puede operar como tanatorio sin su autorización previa.

En el escrito, Cecapyme abunda en los requisitos que debe cumplir un inmueble para ser considerado tanatorio, y que, según aquel informe de Salud Pública, no reúne el que está siendo utilizado por Luitom-Samda Grupo Empresarial SL.

conducta «ilícita». La patronal que preside Juan Socas solicita al Ayuntamiento que proceda «a la inmediata cesación de dicha conducta ilícita, con el fin de asegurar la eficacia de la resolución final del mismo y evitar los gravísimos daños que está causando a los usuarios y al sector».

Como se recordará, este periódico intentó conocer la versión de las dueñas del tanatorio, que evitaron hacer valoración alguna.