La Palma corre el riesgo de perder un insecto único en el mundo

19/03/2010

La rica biota de La Palma está a punto de perder, posiblemente, a una de sus reliquias más valiosas. La supervivencia del saltamontes de El Remo, único en el mundo, se encuentra en una situación crítica. En el último censo, realizado entre febrero y marzo, sólo se han podido localizar tres ejemplares.

 

Una de las joyas más exclusivas del tesoro invertebrado de La Palma, el saltamontes de El Remo (Acrostira euphorbiae), está al borde del precipicio de la extinción. El entomólogo Rafael García Becerra, uno de los descubridores de este endemismo planetario en el año 1991, cuyo hábitat sólo se halla en el Paisaje Natural Protegido de Tamanca, en la zona oeste de la Isla, ante la inquietante coyuntura, ha dado la voz de alarma.

Al efecto, ha gritado alto y claro: «Nuestro saltamontes de El Remo corre el peligro de desaparecer para siempre como especie viva en la Tierra si no se toman medidas necesarias de forma urgente». No es una manifestación gratuita, subraya. «En lo que va de año», argumenta, «entre febrero y marzo (se supone que es la mejor época para encontrarlos), después de mirar 700 tabaibas, únicamente se han localizado tres ejemplares».

En el año 2002, este singular insecto fue estudiado por científicos de la Universidad de La Laguna y, entonces, se contabilizaron 1.047 individuos en las 290 hectáreas del citado espacio.

«Es evidente», sentencia García Becerra, «que la biodiversidad del ecosistema de La Palma está siendo constantemente amenazada por un uso inadecuado de los recursos que trae como consecuencia la destrucción, fragmentación o degradación de sus hábitats, lo que reduce la capacidad de reproducción y de alimentación de las especies».

Ecosistema. Los entornos donde se desarrollaban las contadas colonias del saltamontes, añade, se han visto afectada igualmente por «el incendio del verano pasado que quemó dos de las mejores parcelas donde se localizaban sus poblaciones y por las lluvias torrenciales de este invierno que han arrastrado las capas superficiales de suelo de algunas áreas de Tamanca y El Remo que es donde esta especie realiza sus puestas».

Asimismo, resalta, «otro aspecto preocupante es que desde hace muchos años de manera periódica las tabaibas allí existentes, planta nutricia de esta especie, aparecen cortadas a matarrasa».