La OTAN descansa en Canarias

05/06/2006

La OTAN vuelve a tomar Canarias como base sur de sus operaciones. Cuatro buques de la Alianza hacen hoy escala en el Puerto de La Luz para preparar las maniobras 'Steadfast Jaguar 06', el último ensayo naval de la Fuerza de Respuesta Rápida, a desarrollar en Cabo Verde.

La OTAN vuelve a Canarias para demostrar la inutilidad de las actuales instalaciones del Arsenal. En medio del debate planteado sobre la necesidad de trasladar la Base Naval a otro punto de la Isla -La Esfinge, en La Isleta, gana enteros frente a la alternativa de Salinetas, en Telde-, cuatro barcos de la Alianza Atlántica hacen escala en la capital grancanaria y se ven obligados a atracar en el muelle de Santa Catalina ante la falta de calado del Arsenal.

Los barcos -un destructor canadiense y tres fragatas, una de EEUU, otra de Alemania y una tercera de Portugal- estarán en la capital grancanaria hasta el domingo con una dotación de unas mil personas. Su presencia no va a causar, como en otras ocasiones, trastornos a la Autoridad Portuaria porque «en estos momentos hay puntos de atraque», indicaron ayer fuentes del ente. El final de la temporada de cruceros ha liberado suficiente espacio como para que no se resienta la actividad portuaria con la llegada de los barcos de guerra.

Más calado

La posibilidad de que la OTAN tenga un puerto en Canarias, en un enclave privilegiado por su posición estratégica junto a África y en medio del Atlántico, será uno de los factores que pesará a la hora de que Defensa tome una decisión sobre el futuro del emplazamiento de la nueva Base Naval.

En este sentido, la opción de La Esfinge adquiere más importancia porque no sólo presenta un mayor calado que Salinetas (40 metros frente a 30) sino que además la opción de Telde, al tener una bocana más pequeña, puede generar dificultades a los portaaviones y buques de gran porte.

Sea una opción u otra la que elija el Ministerio de Defensa, lo que está claro es que la nueva instalación ofrecerá un mejor servicio que la actual base naval, cuyo calado oscila de uno a diez metros.

Ejercicios

Los buques que hoy llegarán a la capital grancanaria en torno a las ocho de la mañana pertenecen a la agrupación Standing Nato Maritime Group One, que estos días acude a Cabo Verde para realizar los ejercicios Steadfast Jaguar 06, un banco de pruebas de la fuerza multinacional NRF o Fuerza de Respuesta Rápida de la OTAN, a los que se suma otro grupo antiminas que llegó ayer al puerto de Santa Cruz de Tenerife.

Además también está prevista la llegada de otros tres buques procedentes de Gran Bretaña, EEUU y Holanda que participarán en las maniobras en representación de dichos países.

La decisión de realizar estas pruebas en Cabo Verde pretende «demostrar y probar la viabilidad del concepto NRF», según la página web de la OTAN. El cuerpo NRF fue creado en la Cumbre de Praga de 2002 con la filosofía de acometer operaciones relámpago contra el terrorismo y las armas de destrucción masiva. Sin embargo, en los últimos se ha añadido también la participación en misiones humanitarias, como las desarrolladas como consecuencia del terremoto de Pakistán o el huracán Katrina. En el ejercicio que comenzó anoche participan unos 7.000 militares si bien la NRF tiene bajo sus órdenes a unos 25.000. La principal característica de la NRF es su capacidad de respuesta casi inmediata allí donde hace falta. Está diseñada para actuar en un plazo no superior a cinco días.

Las maniobras han levantado ya algunas críticas por parte de grupos conservacionistas. El Grupo Irlandés de Ballenas y Delfines (IWDG, sus siglas en inglés) ha alertado de la posibilidad de que se utilicen sistemas de sónar activo durante los ejercicios de Cabo Verde que puedan dañar a los animales.

El IWDG ha señalado que el archipiélago macaronésico puede ser también un hábitat importante para los zifios del Océano Atlántico.

 

Más información en el periódico Canarias7