La Oliva sigue adelante con la demolición de las chabolas

26/03/2015

La demolición de las chabolas de Corralejo es inevitable. El Ayuntamiento de La Oliva, que carece de «recursos y competencias» para abrir una casa de acogida, asegura que, en colaboración con las oenegés de la isla, trabaja en la búsqueda de soluciones en pro de hallar un refugio para los indigentes.

El Ayuntamiento de La Oliva, ante la negativa de los indigentes de las chabolas de Corralejo a aceptar las soluciones que se les ha planteado por parte de las oenegés de la Isla, «continuará adelante con el expediente de demolición» de las mismas, «cumpliendo los trámites establecidos». Según otras fuentes consultadas por este diario, los derribos podrían llevarse a cabo en la mañana de este jueves.

La Concejalía de Servicios Sociales recuerda que sus competencias son «la atención y la prevención», y que sus funciones consisten «en la atención de aquellas personas que carecen de recursos económicos, la concesión de ayudas de emergencia y la búsqueda de alternativas y soluciones en colaboración con otras administraciones y organizaciones no gubernamentales».

En el caso de las personas sin techo, la Concejalía de Servicios Sociales trabaja «en estrecha colaboración» con distintas organizaciones. Con respecto a los indigentes de Corralejo, son asistidos por Cruz Roja; Cáritas, que presta apoyo psicológico y de una trabajadora social, así como desayuno, comida y ropa un día a la semana; las Hermanas de la Caridad, que ofrecen el servicio de cena, y la Iglesia Cristiana Moderna, que les ofreció como cobijo su casa de acogida, pero tan solo un indigente aceptó la propuesta, mientras que el resto optó por continuar viviendo en las chabolas.

El Consistorio asegura además que no cuenta «con los recursos ni con las competencias» para la apertura de una casa de acogida ni para la creación de «un centro de baja exigencia» en el que los afectados puedan ser acogidos para normalizar su situación social.

Los técnicos de Servicios Sociales han atendido ya «a muchos de los afectados, asesorándoles para que regularicen su situación personal, orientándoles sobre los servicios que existen y los que prestan las oenegés».

«Problema complejo». La Concejalía de Servicios Sociales subraya que el problema de la indigencia es «muy complejo» y que afecta a personas que, «en muchos casos, sufren las consecuencias de la pérdida de sus trabajos pero que, en otros, necesitan apoyo por sufrir «otro tipo de patologías». Y que para ayudarles se hace necesario «que exista la colaboración de quienes, desgraciadamente, viven en las chabolas». Por otra parte, el Ayuntamiento de La Oliva recuerda que sus recursos son «limitados», y que hay organizaciones que se han prestado a colaborar con los indigentes, «pero sin su cooperación será imposible llegar a un acuerdo para que abandonen las chabolas y residan en las casas de acogida».