"La niña no hacía más que llorar y llamar a su mamá"

29/04/2013

Una mujer de 40 años murió ayer traer caer al vacío desde un cuarto piso en la calle Felipe II, en Cruce de Sardina, Vecindario. Llevaba a su hija de dos años en brazos y sobrevivió.La Guardia Civil se llevó a la pareja de la víctima y padre de la menor para interrogarlo. Están abiertas todas las hipótesis.

El suceso tuvo lugar en torno a las 19.00 horas. Un testigo, que celebraba un cumpleaños 100 metros más allá en la misma calle, vio como se precipitaba al vacío una persona con algo en brazos. Eran una madre y su hija. La niña, que a simple vista no aparentaba graves daños, acabó en el techo de un Fiat que estaba aparcado frente al número 66 de la calle Felipe II desde donde había caído con su madre. "No hacía más que llorar y llamar a su mamá", contaba una vecina, consternada. Su progenitora, de origen ecuatoriano, yacía en el suelo en parada cardiorespiratoria. Mariana Beatriz Q.U se golpeó contra el coche y luego acabó en el suelo. Falleció allí mismo. Por más que los sanitarios intentaron reanimarla, no fue posible salvarle la vida. A la niña, plenamente consciente y hasta activa, la trasladaron al Hospital Materno Infantil para comprobar su estado y si tenía lesiones internas. Lo probable es que el cuerpo de la madre salvara a la pequeña.

Al cierre de esta edición todas las hipótesis estaban abiertas. Se investiga si fue un suicidio, una caída por accidente, o si, por el contrario, se trata de una muerte violenta. La Policía Judicial de la Guardia Civil, que es la que lleva el caso, se llevó a la pareja de la víctima en torno a las 21.30 y anoche la estaban interrogando. Salió pertrechado con una gorra y en aparente actitud tranquila. Un adolescente testigo de los primeros momentos del suceso lo vio asomado a la ventana desde la que cayó Mariana Beatriz. Pero sin embargo otras voces aseguraban que cuando los agentes llegaron a la casa, él estaba encerrado bajo llave en una habitación. El cadáver de Mariana fue levantado por orden del juez poco después de las 21.00 horas.

Fuentes del entorno apuntaban anoche que había problemas en la pareja y que últimamente estaban en disputa por la custodia de la niña. Mariana tenía dos hijos más de una pareja anterior, ya adolescentes, y era la niña de dos años la que compartía con su actual pareja, propietario, al parecer, del bloque de viviendas donde se produjo el suceso.