La NASA detecta auroras y una extraña nube de polvo alrededor de Marte

19/03/2015
ETIQUETAS:
- nasa

La nave MAVEN de la NASA, que estudia la atmósfera de Marte ha observado dos fenómenos inesperados alrededor del planeta: una nube de polvo sin explicación a gran altitud y una aurora que se adentra profundamente en la atmósfera marciana.

  La presencia de polvo en altitudes orbitales de aproximadamente entre 150 y 300 kilómetros por encima de la superficie nunca se habían visto hasta ahora, según han explicado los responsables de la misión. Además, han señalado que no se conoce ni el origen y ni la composición del polvo y tampoco si se trata de un fenómeno temporal o duradero.

  "Si el polvo se origina en la atmósfera, significaría que nos falta algún proceso fundamental que se lleva a cabo en la atmósfera del planeta", ha explicado una de las responsables de este descubrimiento, Laila Andersson.

  Los expertos también han explicado que la densidad de las nubes es mayor en altitudes más bajas. Sin embargo, incluso en las zonas más densas es todavía una capa muy delgada. Hasta el momento, no hay indicios de que su presencia se haya visto en otras observaciones de MAVEN, con otros instrumentos.

  Entre los posibles orígenes que se barajan para este polvo están la dos lunas del planeta rojo, Fobos y Deimos; el polvo en movimiento en el viento solar lejano al Sol; o escombros en órbita alrededor del Sol proveniente de cometas. Y es que, no se conoce ningún proceso en Marte que pueda explicar la aparición de esta nube en los lugares observados que no venga de cualquiera de estas fuentes. UNA AURORA

  Del mismo modo, el mapa de detecciones aurorales de MAVEN, IUVS, ha mostrado una aurora generalizada en el hemisferio norte, sin que su luz estuviera 'atada' a una ubicación geográfica concreta. Este fenómeno se detectó en todas las observaciones durante un período de 5 días.

  Desde el 25 de diciembre de 2014, MAVEN vio un brillo auroral ultravioleta brillante que abarca hemisferio norte de Marte. "Lo que es especialmente sorprendente de la aurora que vimos es la profundidad con la que se introduce en la atmósfera, mucho más que en la Tierra o en otro lugar de Marte", ha indicado el investigador Arnaud Stiepen, miembro del equipo IUVS en la Universidad de Colorado. La fuente de estas partículas energéticas parece ser el sol.