La mezquita de La Minilla, a la espera de Biodiversidad

ETIQUETAS:

Un escarabajo endémico en peligro de extinción podría ser clave para la construcción o no de una mezquita en La Minilla. El Ayuntamiento va a pedir un informe al servicio de Biodiversidad del Gobierno canario para que determine si la construcción del templo puede dañar su hábitat.

No es la primera vez que el escarabajo bomboncillo negro (Pimelia granulicollis) interfiere en un proyecto urbanizador de La Minilla. Hace casi exactamente un año, la Policía Local precintó unas obras que se realizaban en los arenales de La Minilla por afectar el hábitat de este escarabajo, una especie endémica que se encuentra en peligro de extinción. La actuación policial se produjo en aquel momento a partir de una denuncia de Los Verdes.

Hay que recordar que la alteración del hábitat de una especie protegida es una infracción grave.

Para evitar que esta situación vuelva a repetirse, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria va a solicitar un informe al servicio de Biodiversidad del Gobierno de Canarias, según confirmaron ayer fuentes del área de Ordenación del Territorio, Vivienda y Desarrollo Sostenible del Consistorio capitalino.

La importancia de este informe es básica en el asunto de la construcción de la mezquita en el solar de La Minilla. En función del mismo y de otros parámetros, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria determinará si recurre o no la sentencia del pasado 12 de junio que obliga al Consistorio a materializar una permuta con la Liga de la Comunidad Islámica. El fallo condena la inactividad municipal a la hora de materializar un acuerdo de 2001 por el cual la ciudad recibía las propiedades que la comunidad musulmana tiene en la calle Viriato a cambio de un solar en La Minilla, con destino a construir allí una mezquita en mejores condiciones que las actuales.

Por el momento, el grupo de gobierno no ha decidido si recurre o no -contra la sentencia cabe interponer recurso de apelación ante el Tribunal Superior de Justicia de Canarias- pero ya la pasada semana el alcalde Jerónimo Saavedra manifestó su acuerdo con el fondo de la sentencia.

Por su parte, Los Verdes han venido reivindicando desde hace tiempo que se garantice la supervivencia de las pimelias en los pocos arenales que persisten.