La mató de una pedrada en la cabeza

04/08/2007

El juez de guardia de Arona mandó ayer directo al centro penitenciario Tenerife II al supuesto asesino de Fernanda Urzúa. Le bastaron poco más dos horas de declaración y las pruebas irrefutables aportadas por la Guardia Civil para decretar su ingreso en prisión. Héctor Fabio Franco Giraldo llegó a los juzgado de Arona en torno a las dos y media de la tarde, 46 horas después de su detención y, por tanto, sin agotar el plazo legal de 72 horas para pasar a un detenido a disposición judicial. Pasadas las seis de la tarde partía rumbo a la prisión. Ningún vecino fue a despedirlo a los juzgados.

El auto de prisión firmado por el juez corroboraba las pesquisas de la Guardia Civil: «No hay duda de su participación», aseguraba ayer un teniente de la Benemérita implicado en investigación del caso. «Una vez que él mismo lo reconoció y que señaló el lugar». A las pruebas aportadas por la Guardia Civil y a los informes forenses, el juez sumó ayer unas pruebas biológicas a las que sometió al supuesto asesino. El juez paró el interrogatoro del acusado para trasladarlo un hospital que está a pocos metros de los juzgados donde le realizaron esas pruebas biológicas que luego cotejó con los rastros hallado en el cuerpo sin vida de Fernanda.

Todas las pruebas apuntan a que Héctor Fabio Franco actuó solo. La certeza indiciara de la Guardia Civil se sustenta en los primeros datos que ayer se conocieron de la autopsia. Según consta en el informe forense la adolescente falleció al poco tiempo de haber desaparecido a causa de una fuerte golpe con una piedra en la cabeza.

La investigación policial, unida ahora a la autopsia de Fernanda y a la prueba biológica a la que se sometió a su supuesto asesino, arroja un resultado casi concluyente y determinante para que el juez lo haya mandado a prisión. Esa investigación apunta a que el presunto asesino debió seguir a Fernanda por el camino de Don Virgilio con su todoterreno, podría haberla invitado a subir y, ante la negativa de la joven, según fuentes de la Benemérita, intentó introducirla en el vehículo por la fuerza, la menor se resistió y para reducirla la golpeó con una piedra, provocándole la muerte.

Muy rápido.

Pero es más, el primer informe médico-forense determina que el agresor de Fernanda «no llegó a violarla; todo se desencadenó muy rápido y tras el forcejeo inicial la golpeó y la enterró inmediatamente» justo en el descampado a donde llevó a la Guardia Civil.

Quedó totalmente descartada además la supuesta participación de otro individuo, de hecho la persona a la que se interrogó el jueves fue puesta en libertad porque «su narración estaba fuera de los hechos, cosa que pudo acreditar sobradamente», dice la Guardia Civil.

Ayer en el barrio de El Fraile y en el de Ten-Bel se alegraban de que, «por lo menos, no la violó... eso es lo que le queda a sus padres». Fernanda era hija única de Sergio Urzúa y el «ojo derecho» de su compañera sentimental que la «adoraba» y «protegía como si hubiera salido de su barriga», dicen quienes los conocían.

Una celda individual en prisión

Héctor Fabio Franco Giraldo ingresó ayer, pasadas las siete de la tarde, en el centro penitenciario Tenerife II, ubicado en el municipio de El Rosario. Su primera noche en prisión, fue, como la de cualquier recluso, en el módulo de ingresos. Allí permanecerá al menos este fin de semana, en una celda individual. A partir de hoy, como preso preventivo que es [pendiente de juicio] será entrevistado primero por el educador de la prisión, luego por el trabajador social y finamente por el médico que, además, le hará una revisión médica.

De los informes que elaboren estos profesionales, de su estado, su situación familiar y, sobre todo, de la alarma social que ha provocado el caso se determinará si ingresa en los módulos dos o tres, de preventivos, o permanece en el módulo de ingresos, totalmente aislado del resto de reclusos.