«La maté, no la asesiné»

22/01/2008

«La maté, pero no la asesiné, porque no tenía la intención de hacerlo», declaró el acusado por la muerte a cuchilladas de María Elena. Guiseppe M.C., que está siendo juzgado esta semana por asesinar a su ex pareja dijo «estar fuera de sí, por los celos» y llevar un gran cuchillo «para él, no ella».

La mató, pero no la asesinó. Esta es la declaración del acusado por la muerte violenta de María Elena Pedraza, que falleció apuñalada en las dependencias de la Cruz Roja de la capital grancanaria el pasado 9 de mayo de 2006. Esto lo dijo el acusado ayer durante su declaración ante el juez porque asegura «haberla matado sin tener intención de hacerlo», y a pesar de que portaba un cuchillo de grandes dimensiones.

Se acusa como supuesto autor material de un delito de asesinato a Giuseppe M.C., de nacionalidad italiana y que mantuvo una relación sentimental con la víctima, que ya le había denunciado con anterioridad por un delito de maltrato.

Con frases como «era una mentirosa y adulteraba las cosas» definió Giuseppe a la víctima, a la que rompió la ropa «por haberle escondido que había salido de noche». «Además, era la ropa que yo le compré», declaró ante el jurado.
Giuseppe llegó incluso a afirmar que «el cuchillo que llevaba no era para matar a María Elena, sino a su nuevo novio». Aunque luego rectificó diciendo que sólo lo tenía para defenderse de una posible agresión durante la discusión segura que iba a tener con ese hombre.

Durante su declaración, el acusado insistió en que los celos le hacían perder la razón, que no pudo dominar su mente al confirmarle ella que ya estaba con otro hombre. Esto, unido a la presunta comparación que hizo ella de él y su nuevo novio fue lo que motivó, según el acusado, que la apuñalara una y otra vez.

Este presunto asesino mantiene que la víctima le insultó y comparó utilizando la anomalía de sus genitales (al tener los testículos más pequeños de lo normal) durante la discusión en la Cruz Roja, lo que hizo que se enfureciera y actuara como lo hizo. «Mi novio será un gordo, pero tú no tienes nada gordo», fue lo que le dijo María Elena según el acusado.

Durante su declaración, el acusado se contradijo en varias ocasiones, a veces recordaba lo sucedido, y otras no. De hecho, su punto de vista de la relación con María Elena difiere de la de la familia de la víctima. «Me enteré de que ya no salíamos cuando fui detenido por darle una bofetada, que no un puñetazo, como se ha dicho», explicó Giuseppe M.C.

Además del acusado ayer declararon varios testigos protegidos que corroboraron las tesis de la fiscal. Hoy continúa la vista con más testigos y peritos.