Tacoronte

La marina de Tacoronte está a punto de quedar en 'dique seco'

09/03/2008

El puerto deportivo de Tacoronte está a punto de quedarse en un ambicioso proyecto. Sólo falta la firma del consejero de Obras Públicas denegando la concesión administrativa para que concluyan dos años de lucha en contra de esta infraestructura privada.

El Ayuntamiento de Tacoronte ha sido el último en pronunciarse en contra de la construcción de un puerto deportivo en la costa del municipio. Lo hizo la semana pasada con un contundente informe del área de Urbanismo que se suma a los emitidos por el Cabildo, por la Dirección General de Puertos del Gobierno de Canarias y a las más de 5.000 firmas recogidas por la Plataforma en defensa de la costa de Tacoronte-Acentejo (Tacorontesemueve). En menos de dos semanas está previsto que el consejero de Obras Públicas, Juan Ramón Hernández, firme la resolución definitiva y todo apunta a que denegará la concesión para la ejecución de la marina proyectada por el empresario José Ana Pérez Labajos.

Las movilización social contraria a este proyecto ha sido en buena parte la responsable de que el ambicioso puerto deportivo esté a punto de abortase. La marina proyectada por Pérez Labajos para el litoral de Tacoronte hubiese ocupado toda la línea litoral del paisaje protegido de la Costa de Acentejo, que va desde la playa de la Arena, en Tacoronte, hasta aproximadamente el comienzo del Valle de la Orotava, zona de la playa del Ancón. Ésta es casi la única zona virgen que queda en todo el litoral norteño de Tenerife.

Proyecto

El Gobierno inició en junio de 2005 el expediente de concesión administrativa para la construcción y explotación del puerto deportivo de Tacoronte, que según el proyecto presentado tenía capacidad para 520 atraques, 250 plazas de aparcamiento, miles de metros de planta alojativa, restaurantes, cafeterías, un balneario, provisión de combustible a los barcos y un dique exterior con una altura equivalente a un edificio de dos plantas para evitar el oleaje.

Este proyecto se sometió por primera vez a exposición pública en septiembre de 2006 y recibió cerca de 1.500 alegaciones.

Ahora, el informe emitido por el Ayuntamiento de Tacoronte es contundente. El concejal de Urbanismo, José Daniel Díaz, afirma que la marina afectaría no sólo al paisaje protegido de la costa de Acentejo, con el que se solapa, sino que invadiría la zona de interés arqueológico del barranco de Guayonje.

Pudo más la presión social

Valentina Delzotto es miembro de la Plataforma Tacorontesemueve y, como el resto de sus integrantes, su alegría por la previsible negativa a la concesión administrativa para construir la marina de Tacoronte está «contenida». Asegura que «estamos deseando que nos digan que no se hace, pero preferimos esperar a la resolución del Gobierno». Delzotto afirma que si el puerto no se hace «podemos demostrar a la gente que uniéndose y movilizándose se consiguen las cosas». Ya se consiguió, dijo, parar la construcción del tendido eléctrico por los montes de Vilaflor y que se redujera a la mitad el puerto de Granadilla.