La Mancomunidad del Norte paliará su deuda con despidos

La Mancomunidad de Ayuntamientos del Norte de Gran Canaria tiene serios problemas financieros. Aunque su presidente, Fernando Bañolas, asegura que la cosa no es tan grave, sí reconoce que «la Mancomunidad no tiene las cuentas saneadas». Tal situación hace que «se estén estudiando» las soluciones.

Fernando Bañolas asegura que las posibilidades que se están analizando para sanear las cuentas de la Mancomunidad «son varias, todavía no hay nada decidido». Sin embargo, José María Ponce, alcalde del Arucas, informó esta misma semana en un pleno municipal que «para paliar la deuda de la Mancomunidad, que sufre deficiencias importantes» se ha decidido «reducir el personal». Lo que todavía no se sabe, según Ponce, es quiénes serán los despedidos. Eso sí, matizó que se rescindirá el contrato a los trabajadores «que no son indispensables». Ahora falta saber quiénes son esos trabajadores de los que se puede prescindir. El alcalde de Arucas apuntó que para ello se está llevando a cabo un estudio.

Por su parte, Fernando Bañolas afirma que «no hay nada decidido», y criticó veladamente que Ponce quizás se ha precipitado al hacer pública su postura. «El problema es que la Mancomunidad ha prefinanciado proyectos europeos» y el dinero «o no ha llegado todavía, o finalmente ha llegado menos».

«Lo bueno sería» que los alcaldes decidiesen aumentar sus aportaciones a la Mancomunidad, pero parece que, por lo menos los ayuntamientos grandes, nos estarían dispuestos a ello. Hoy por hoy son Arucas, Gáldar y Guía los municipios que más aportan 60% del gasto pero que, en consonancia, menos reciben.

Temas

Arucas