La lapa majorera de Jandía se 'trasplanta' a Isla de Lobos para salvar la especie

24/01/2017

El plan de recuperación de la lapa, tras las últimas modificaciones acordadas, fijará la puesta en marcha de un proyecto «a partir de 2018 o 2019» para 'trasplantar' ejemplares de lapa majorera desde Jandía hasta Isla de Lobos y la zona centro y norte de la Isla.

En una primera fase se trasplantarán lapas majoreras (Patella Candei) desde Jandía, donde están «los tres mil y pico ejemplares» que quedan, hasta Isla de Lobos. En una segunda fase se hará una trasvase desde Jandía y Lobos hasta Corralejo y el resto de la Isla. Son las nuevas líneas a incluir en el plan de recuperación de la lapa, aprobado en julio de 2015 y luego modificado en julio de 2016 para eliminar la prohibición de la pesca con caña que imponía el texto inicial para la mayor parte de Pájara.

La Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno canario, que dirige Blanca Pérez, modificará otra vez el documento para añadir los nuevos cambios acordados con los ayuntamientos y los propios pescadores. Ayer se celebró en el Cabildo una reunión de la comisión de seguimiento del plan de recuperación de la lapa majorera para concretar estas modificaciones.

El documento final establecerá que la pesca con caña y, por tanto, el acceso al mar, se permitirá en casi la totalidad de Fuerteventura, «salvo en una zona de la Punta de Jandía», tal y como quedó fijado desde la modificación del plan en julio de 2016, y «en una parte, no en toda, de la costa de Lobos». En el resto de la Isla se quitan las restricciones a la pesca del texto inicial.

De ello informó ayer Blanca Pérez en compañía del presidente del Cabildo, Marcial Morales, y de la consejera Edilia Pérez.

Como establece el plan tras su modificación de julio de 2016, en el Área Crítica 3 (desde Punta de Jandía al Roque del Moro) vive la mayor parte de la población de Patella Candei y en ella fija una zona de exclusión en dos puntos del área de la playa de Turbia, con un paso habilitado para la práctica de deportes acuáticos, si bien al mismo tiempo añade que «en esta zona se prohíbe toda actividad recreativa, incluido el libre acceso peatonal».

Con respecto a Lobos, y a la espera de que se plasme sobre el papel la modificación del plan, la Viceconsejería no concreta qué franja del litoral será exclusiva para la lapa y cuál para la pesca con caña, pero asegura que las zonificaciones nacen del «consenso» alcanzado con las partes.

Encerrada por zonas arenosas. Blanca Pérez, viceconsejera de Medio Ambiente, explicó que las lapas majoreras de la Punta de Jandía «no pueden colonizar el resto de la Isla de manera natural debido al terreno arenoso» que las rodea. De ahí la necesidad de llevar ejemplares hasta otros puntos de la Maxorata, por ejemplo al Parque Natural de Isla de Lobos, que cuenta con vigilancia y además con un litoral rocoso que ayuda a la expansión de la especie.