La Lady se va para Italia

Una Sección Oficial en la que buena parte de los mejores momentos llegaron con las producciones que transitaban entre la ficción y la no ficción, resultaba lógico que el Lady Harimaguada de Oro de esta 15ª edición fuese para un filme de este tipo. El gato al agua se lo llevó La Creazione di Significato, una coproducción canadiense-italiana que firma el cineasta transalpino Simone Rapisarda.

«La gran belleza» del filme que transita entre el documental y la ficción, que cuenta con un «valor añadido antropológico», cautivó a un jurado que se decantó, «por unanimidad», por una producción que se desarrolla en los Alpes apuanos y que tiene como protagonista a un sexuagenario pastor.

El veterano Andrei Konchalovsky era uno de los pesos pesados de la sección a concurso y para casa se lleva el premio Lady Harimaguada de Plata por su bellísima producción The postman’s White Nights. Un filme con el que el actor Javier Cámara, miembro del jurado, se emocionó de tal manera que reconoce que «hacía mucho tiempo que no lloraba y reía a la vez».

El fuerte peso documental en la sección a concurso dificultó el premio para los actores, sobre todo, porque muchos, como ocurre con el cartero protagonista del filme de Konchalovsky, no son «profesionales», sino que interpretan su propia existencia.

Así, el jurado optó por dar el galardón a la mejor interpretación masculina al chino Huang Xuang, integrante del reparto coral de Blind Massage. En la categoría femenina la triunfadora fue la joven Vanina Montes, por su papel en la producción chilena Mar. Por su parte, la surrealista The Forbidden Room, de Guy Maddin y Evan Johnson, se hizo con la Mención Especial del Jurado.

Con un bochornoso acto de clausura, celebrado en un gélido y vacío Edificio Miller, bajó anoche el telón el festival de cine capitalino.

El humorista Paco Santana, media naranja del dúo Piedra Pómez, presentó una entrega de premios deleznable, con una producción impropia de un festival serio y profesional como el que se ha desarrollado en las salas de proyección y en las actividades paralelas.

Como es habitual en un evento que nadie entiende cómo se llevó a cabo, los únicos premiados presentes fueron los cineastas locales que participaron en el LPA Film Canarias. Así, recogieron sus galardones Amaury Santana –por su largometraje Con cuatro cuerdas–, Octavio Guerra –por su corto Sacristán–, Haliam Pérez y Coré Ruiz –ambos lograron distribución internacional para sus filmes Marina y Rivero, respectivamente–.

Se proyectaron, en medio del esperpento, vídeos de agradecimiento de los premiados Simone Rapisarda, Andrei Konchalovsky y Huang Xuang, que levantaron algo el ánimo de un público abochornado. Entre los asistentes, llamó la atención la ausencia del alcalde Juan José Cardona. Conviene recordar que el Festival lo organiza el Ayuntamiento.