La juez aprecia indicios de prevaricación, tráfico de influencias y negociaciones prohibidas en el 'caso Lifeblood'

ETIQUETAS:

El Juzgado de Instrucción número 8 de Las Palmas de Gran Canaria ha acordado el "sobreseimiento provisional parcial" del llamado caso Lifeblood, concretamente en lo que se refiere a la denuncia de la ex jefa de Nefrología del Hospital Doctor Negrín Leocadia Palop, que el 23 de noviembre de 2010 aseguró en una entrevista televisada que en otro concurso de adjudicación de servicios de hemodiálisis había sido objeto de un intento de soborno.

No obstante, la juez instructora del caso, María Victoria Rosell, acuerda continuar con la investigación, al entender que del concurso adjudicado a Lifeblood en 2010 "se derivan indicios de delitos de tráfico de influencias y otros contra la administación pública, en concreto prevaricación, negociaciones prohibidas a funcionarios públicos y malversación".

El auto revela que Palop explicó a la juez, en su primera comparecencia en los juzgados, que la empresa que supuestamente le había ofrecido prebendas en 2009 había sido Fresenius Medical Care, concretamente "un comercial llamado Ramón y un señor llamado Ricardo". Palop agregó que la firma le había ofrecido un viaje a Barcelona con estancia en un hotel de cinco estrellas y que ella no lo había aceptado, pero sí el gerente del Negrín, Eduardo Estaun.

Rosell explica en el auto de archivo parcial que citó a los dos representantes de la empresa y al doctor Estaún en calidad de imputados, y enfatiza que de sus declaraciones "no ha resultado debidamente justificada la perpetración del hecho delictivo que dio motivo a la formación de la causa".