La ingesta de pescado desarrolló la capacidad cerebral y previene del alzheimer

21/07/2016
ETIQUETAS:
- ull

La ingesta de pescado fue una de las causas que contribuyó a desarrollar la capacidad cerebral en los antepasados homínidos y, al contener un ácido de la serie omega-3, previene de enfermedades neurodegenerativas, como el alzheimer y el parkinson.

La directora del laboratorio de Neurobiología Celular de la Universidad de La Laguna (ULL), Raquel Marín, ha explicado en una entrevista a Efe que el desarrollo de la actividad y el volumen del cerebro creció de forma exponencial cuando el ser humano empezó a comer pescado.

La explicación está en que el pescado, sobre todo el azul, y algunas algas contienen ácido docosahexaenoico (DHA), que ayuda a la función cerebral, ha señalado Raquel Marín, que ofrecerá mañana, acompañada del investigador Rafael Zárate una conferencia titulada "Evolución del cerebro humano según nuestra dieta" en el Museo de la Ciencia y el Cosmos de Tenerife.

Este ácido graso esencial poliinsaturado de la serie omega-3 puede influir positivamente para evitar el deterioro que causa el alzheimer, de ahí que Marín, doctora en Biomedicina, recomiende ingerir pescado tres veces a la semana o, en su defecto, cápsulas que se comercializan con DHA.

Raquel Marín ha explicado el ácido docosahexaenoico se encuentra en cantidades superiores en las sardinas, salmón, arenque, atún y también en el aceite de hígado de bacalao y en algunas microalgas, que son la fuente de DHA de los peces.

En la conferencia, la doctora contará cómo una de las historias más interesantes de la evolución de los antepasados homínidos para llegar al homo sapiens tiene que ver con cómo el cerebro fue progresivamente desarrollándose en su actividad y en su volumen.

Una de las explicaciones de esta evolución está relacionada con los primeros asentamientos cerca de mares y ríos, lo que permitió a los homínidos a acceder a fuentes de alimentación marinas y a cambiar sus hábitos alimentarios, hasta ese momento basados en las proteínas animales de sus cazas.

De esta manera, la doctora concluye con que el desarrollo de la capacidad cerebral tuvo que ver, en gran parte, con empezar a comer pescado, lo que ha contribuido a que el volumen cerebral haya crecido el triple desde que el hombre era homínido en comparación a hoy en día.