La hija de la heredera de L'Oréal es imputada por soborno de testigos

07/07/2016
ETIQUETAS:

Françoise Bettencourt-Meyers, hija de la multimillonaria heredera del imperio cosmético L'Oréal, Liliane Bettencourt, fue imputada hoy por la Justicia francesa por soborno de testigos.

Bettencourt-Meyers compareció ante un juez de instrucción dentro del juicio abierto sobre los presuntos abusos de que fue objeto su madre, que acumula la mayor fortuna de Francia, para beneficiarse de su patrimonio.

La Justicia sospecha que la hija presionó a ciertos testigos, entre ellos la antigua contable de su madre, Claire Thibout, para que testificaran en contra del fotógrafo François Marie Banier, que recibió cientos de millones de euros en productos financieros y obras de arte de la anciana.

Banier, a quien se reprocha haberse aprovechado de la vulnerabilidad de la anciana para designarlo heredero y hacerle regalos, fue condenado en octubre de 2015 a tres años de cárcel (con seis meses exentos de cumplimiento), 350.000 euros de multa y 158 millones de indemnización por daños y perjuicios.

En la investigación abierta tras el contraataque judicial de Banier, recuerdan hoy los medios, han sido imputadas ya cinco antiguas trabajadoras de la multimillonaria por falso testimonio, con declaraciones que resultaron decisivas para la condena del fotógrafo.

La hija de Bettencourt tuvo que dar explicaciones en los tribunales por un préstamo de 300.000 euros concedido a Thibout, el cual sus abogados aseguran que fue otorgado para que pudiera afrontar "problemas de liquidez" tras su despido, y no como medida de presión.