La heredad de aguas más vieja de Canarias es telecontrolada

02/10/2012

Con 511 años, la Heredad de Aguas de Las Palmas, la más antigua de Canarias, mostró ayer una parte de su patrimonio hidráulico a varios consejeros del Cabildo. Los sistemas de telecontrol que tiene en nacientes y pozos aseguran el abasto a los más de 300 herederos que la integran.

ETIQUETAS:

Data del 26 de julio de 1501 y fue creada por los Reyes Católicos para llevar agua a El Real de Las Palmas, y luego a la ciudad que le sucedió, además de a cientos de agricultores barranco abajo desde el naciente de La Mina, que llegó a dar 200 litros por segundo. Hoy, 511 años después, los últimos regantes de la Heredad de Aguas de Las Palmas no están a menos de un kilómetro de la costa, el naciente ha rebajado su fuerza a 13 litros por segundo y los más de 300 herederos que lo componen siguen disfrutando de aguas limpias para sus cultivos agrícolas.  


El presidente de la Junta Permanente de la Heredad, Agustín Melián, recorrió con los consejeros de Aguas, Agricultura y Obras Públicas del Cabildo, Francisco Santana, José Miguel Álamo y Carlos Sánchez, respectivamente, el naciente de La Mina, el barranco del mismo nombre, la presa de Antona, el pozo del Draguillo (y el Museo del Agua que allí tiene la heredad) y la cantonera del Dragonal..