La Fiscalía de odio investiga si Sethlas cometió un delito

ANTONIO F. DE LA GÁNDARA

El fiscal jefe de Las Palmas decretó este lunes la apertura de diligencias de investigación para determinar si, como denunció la Asociación de Abogados Cristianos, la actuación de Borja Casillas como Drag Sethlas es constitutiva de un delito contra los sentimientos religiosos.

El fiscal jefe de Las Palmas, Guillermo García-Panasco, encomendó este lunes a la oficina del Ministerio Público especializada en delitos de Odio y Discriminación la investigación de la denuncia presentada por la Asociación de Abogados Cristianos con sede social en Valladolid, que afirma que la actuación de Drag Sethlas el pasado 27 de febrero en el parque de Santa Catalina incurrió en «mofa y befa» de la virgen María y de su hijo Jesucristo. A juicio del colectivo, la actuación de Sethlas sería constitutiva del delito tipificado en el artículo 525.1 del Código Penal, que castiga con penas de multa a los que, «para ofender los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa, hagan públicamente, de palabra, por escrito o mediante cualquier documento, escarnio de sus dogmas, creencias, ritos o ceremonias, o vejen, también públicamente, a quienes los profesan o practican». La incoación de diligencias informativas implica que la Fiscalía llevará a cabo una investigación para aclarar si la actuación de Casillas fue o no delictiva. El Ministerio Público podría citar al artista o a sus directores, pedir el vídeo de la actuación, archivar la denuncia sin más o incluso deducir testimonio al juzgado de guardia pidiendo alguna medida cautelar, informaron fuentes forenses. El colectivo denunciante aporta diversa documentación a su denuncia, desde el vídeo de la actuación de Drag Sethlas en el parque de Santa Catalina a las declaraciones del presidente del Cabildo de Tenerife tachando el número musical de Borja Casillas de «ofensa». Apunta la denuncia, además, que la página de peticiones colectivas de internet Change.org ya ha recibido más de 40.000 firmas para solicitar que se depuren responsabilidades por la falta de respeto a la religión cristiana. El colectivo apunta que Sethlas puso en boca de Jesucristo «manifestaciones obscenas», al cantarlas haciéndose pasar por el hijo de Dios.