La Fiscalía abre expediente al Ayuntamiento de Tuineje

06/02/2015

Nueve años se ha dilatado el litigio de un vecino de Gran Tarajal por una obra ilegal en su edificio. A instancias del Diputado del Común, la denuncia ha terminado ante la Fiscalía que ha abierto un expediente de investigación al Ayuntamiento de Tuineje por no colaborar y por no demoler la construcción.

ETIQUETAS:

La Fiscalía ha abierto expediente de investigación al Ayuntamiento de Tuineje a instancias del Diputado del Común por dos posibles ilícitos penales: por obstruccionismo  y por prevaricación omisiva, esto es por omisión de su deber de actuar. De esta manera concluyen nueve años de trámites, desvelos y empeño de un propietario de Gran Tarajal que denunció una obra ilegal en su edificio que el Consistorio nunca ha demolido.


El origen del expediente de investigación se remonta a 2005, cuando por primera vez el vecino denuncia una obra ilegal en el edificio de su propiedad situado en la intersección de la calle Mallorca número 15 con la calle Ibiza, en Gran Tarajal, que perjudica a su vivienda. La denuncia la interpone ante el Ayuntamiento de Tuineje, la Agencia de Protección del Medio Urbano y Natural y el departamento de Medio Ambiente del Cabildo. Ante la falta de respuesta, el propietario se dirige en 2007 al Diputado del Común, que abre una queja contra el Consistorio del sur que no mueve ni un dedo a la vista de que, a finales del mismo año, el organismo que preside Jerónimo Saavedra lo denuncia ante el Parlamento de Canarias por obstruccionismo, es decir por no colaborar.

Por no demoler. El Diputado del Común abre una nueva queja en  2010 porque el vecino denuncia que la obra ilegal sigue adelante en su propiedad. En esta ocasión, por no haber demolido la construcción ilegal. Esta vez el Ayuntamiento sí contesta en mayo de 2102 argumentando que no puede derribarla porque se trata de una obra consolidada ya que había sido vendida a un tercero y porque habían transcurrido cuatro años desde su finalización, por lo tanto había caducado el plazo de demolición, procediéndose a su archivo.


Siete meses más tarde, y ante la evidencia de que la obra no está terminada (bloques a la vista, no encalado, no enfoscado), el Diputado del Común cierra la queja en diciembre de 2012 y abre una investigación de oficio en febrero de 2013 que conlleva un acta de constancia de hechos donde se aprecian posibles irregularidades penales por obra ilegal e inacabada, con el consiguiente peligro para propietarios y viandantes, como concluye el letrado del Diputado del Común.


El último paso que da el Diputado del Común en este litigio es en agosto de 2014 al elevar sus conclusiones ante el Fiscal, que un mes más tarde decide meterle el mano y abrir un expediente de investigación al Ayuntamiento de Tuineje por los dos supuesto ilícitos penales de obstruccionismo en dos ocasiones y de omitir su deber de actuar.

«Colaboraremos». Por su parte, el Ayuntamiento de Tuineje asegura que desde marzo de 2014 no tiene conocimiento de ningún nuevo trámite con respecto a este litigio. «A todo lo que nos han pedido,  les hemos contestado y enviado expedientes en varias ocasiones», asegura el alcalde Salvador Delgado.


En este sentido, el primer edil confirma que «no tenemos ninguna comunicación nueva, ni del Diputado del Común, ni de la Fiscalía». En cualquier caso, cuando el Ministerio Fiscal se lo comunique al Consistorio de Tuineje, «colaboraremos con ellos, como no podía ser menos y como hasta ahora hemos hecho» en el expediente de este vecino que compró hace vario años una vivienda en el pueblo de Gran Tarajal.

Sin responsabilidad urbanística en 2005. Además de reiterar que el Ayuntamiento de Tuineje colaboró y colaborará con todo lo relacionado con esta denuncia, el alcalde Salvador Delgado aclara que se trata de una obra denunciada en 2005, «cuando yo no tenía responsabilidad urbanística». Fue precisamente este año cuando el propietario denuncia por primera vez ante la Corporación municipal, la Agencia de Protección del Medio Urbano y Natural y Medio Ambiente del Cabildo la construcción ilegal.