La FEHT fiscalizará la postura de Manrique sobre el turismo

José Miguel Pérez
JOSÉ MIGUEL PÉREZ

La Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo (FEHT) advirtió el pasado miércoles de que las aguas se mantendrán tranquilas con el presidente de la patronal CCE de Las Palmas, Agustín Manrique de Lara, siempre que este último «se limite a defender las posiciones de la sectorial turística».

La sectorial turística mantendrá vivo el ultimátum que puso sobre la mesa el pasado martes en un almuerzo con los representantes de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE) para intentar zanjar el conflicto interno en las organizaciones empresariales: la FEHT no presentará ninguna moción de censura o de confianza contra el presidente de la patronal de la provincia de Las Palmas, Agustín Manrique de Lara al mismo que presentaron para ocupar el cargo hace tres años,  siempre que «defienda la postura de la sectorial turística».  

El vicepresidente de la FEHT, José María Mañaricua, insistió ayer en que esta sectorial «es la voz autorizada del sector, y a través de ella se expresan las voluntades que aglutina, de abajo a arriba». Partiendo de esta base, «respetaremos y apoyaremos al presidente de la CCE en tanto en cuanto respete y apoye nuestras posiciones», añadió el también presidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros (AEH) de Las Palmas y propietario de la cadena Gloria Palace.

Frente a estas advertencias, Agustín Manrique de Lara mantuvo ayer su disposición a reforzar el diálogo entre la patronal que preside y la FEHT para acabar con los «malos entendidos». Manrique  ha insistido siempre en que la petición de su dimisión que llegó a presentar el presidente de la FEHT, Fernando Fraile, respondía a «interpretaciones erróneas» de declaraciones en las que, «muy al contrario», siempre ha defendido la postura de la sectorial turística.

Pero la junta directiva de la FEHT insiste en que Manrique de Lara se ha postulado en contra de su criterio en asuntos espinosos como la declaración de BIC del Oasis de Maspalomas que apoyó Lopesan y que frenó el derribo de un hotel de Riu; o el contenido del anteproyecto de la ley del suelo canaria. «El futuro vendrá dado por el hacer de cada una de las partes. No vamos a aceptar que empresarios individuales nos digan lo que tenemos que hacer en el sector», advirtió finalmente Mañaricua.