La escena isleña, frente al abismo y sin perspectivas

ETIQUETAS:

Para el sector de las artes escénicas en Canarias, el preocupante retroceso del teatro y la danza en las Islas que refleja el anuario de la SGAE es la constatación numérica de la implacable realidad. La asfixiante situación, causada por la falta de fondos para programar sus producciones, pone en peligro la continuidad de las compañías canarias en un futuro inmediato.

A las compañías canarias dedicadas al teatro y la danza no les han extrañado los alarmantes datos recogidos en el Anuario de la Sociedad General de Autores y Editores de España (SGAE).
En su opinión, el balance numérico de la actividad escénica desarrollada en Canarias en 2011 refleja una realidad aplastante con una disminución de funciones; que pasaron de las 434 representaciones de 2010 a las 246 del pasado año y que significó una pérdida de 113.000 espectadores, frente a los 220.339 que asistieron a los espectáculos programados en 2010.

«Son datos terribles. Cada vez es más difícil hacer funciones y es más complicado programar espectáculos. Es normal que aparezca reflejado de forma estadística. Pero lo peor es que no se prevén mejores expectativas», comenta el director de 2RC Compañía de Repertorio, Rafael Rodríguez.
El director atribuye esta situación a los recortes que están realizando las instituciones públicas en materia de cultura.

«Cuando los ayuntamientos recortan gastos de lo primero que prescinden es de la actividad cultural. Es evidente, no se programa y, cuando se hace, se contrata un reducido número de funciones», añade Rodríguez.
Por su lado, para la gerente de la productora Camino Viejo, Natividad Santana, los datos son muy preocupantes porque constata una tendencia que, en su opinión, no ha hecho más que empezar. «Este año será peor que el pasado. A pesar de que el Gobierno canario mantuvo el circuito de música y artes escénicas, evidentemente, los ayuntamientos tienen menos presupuesto y han programado menos. Lo hemos notado. No ha sido la hecatombe que podría haber sido, pero sí; estamos muy preocupados por lo que pueda pasar el próximo año».

Según Santana, es difícil encontrar espacios escénicos donde poner en escena las producciones hechas en las Islas. «Hay espacios cerrados porque los ayuntamientos no tienen dinero para asumir los sueldos del personal técnico», comenta la responsable de Camino Viejo, que recuerda que se han hecho muchos grandes teatros municipales que ahora son inviables.

GESTIÓN INEXISTENTE. En este sentido, el director de Clapso, Israel Reyes, es aún más radical. Sostiene que no tiene sentido la existencia de infraestructuras y departamentos de gestión cultural si la actividad es nula. «Hay un montón de gente en los despachos de las áreas de cultura de las administraciones mirando el techo. Hay que plantearse si tiene sentido la propia existencia de infraestructuras, personal y edificios que solo generan una maltrecha actividad», comenta el empresario.

Así las cosas, Reyes aboga por buscar nuevos modelos y radicalizar la gestión. «Si no, los teatros, dentro de poco, servirán para hacer reuniones de tupperware o para que  Anne Germain venga a ver los espíritus», espeta con ironía.

Más negro aún pinta el futuro de la danza, una actividad cuya presencia en los espacios escénicos canarios es casi simbólica. «La educación, la tecnología y la cultura son elementales para el desarrollo. Ahora estamos rechazando los pilares fundamentales para el avance de la sociedad», lamentó la coreógrafa y directora del festival Masdanza, Natalia Medina, que subrayó que las circunstancias han obligado a muchas compañías canarias a cerrar.

  • 1
    Cargando reproductor ...
  • 2
    Cargando reproductor ...
  • 3
    Cargando reproductor ...
  • 4
    Cargando reproductor ...
  • 5
    Cargando reproductor ...