La erupción sería explosiva a menos de 200 m de profundidad pero no peligrosa

11/10/2011

El acercamiento del magma a la costa de La Restinga, en el sur de El Hierro, puede desencadenar una erupción explosiva si se produce a menos de 200 metros de profundidad bajo el mar, pero en ningún caso implicaría un peligro para la población si se toman las medidas adecuadas.

Así lo piensa el investigador del CSIC en el Instituto de Ciencias de la Tierra y secretario general de la Asociación Internacional de Vulcanología, Joan Martí, que ha seguido durante semanas sobre el terreno la crisis volcánica de El Hierro y ahora lo hace desde la Península, en permanente contacto con sus colegas.

Martí ha señalado a Efe que la única erupción que se ha producido hasta el momento, la que comenzó en la madrugada del domingo al lunes, ocurrió en unas circunstancias "ideales" para la seguridad de la población, a una profundidad bajo el mar (1.000 metros) donde los efectos explosivos son nulos, porque la presión del agua contrarresta por completo al gas aprisionado en el magma.

Sin embargo, los científicos han observado que el magma se ha movido en las últimas horas hacia la costa siguiendo una de las tres fracturas del subsuelo que a lo largo de los últimos 10.000 años han "controlado" todas las erupciones en El Hierro, la que va de norte a sur, del centro de la isla a La Restinga.

Si el magma se siguiera desplazando por esa fractura y emergiera a menos de 200 metros de profundidad bajo el mar, la presión del agua sería insuficiente para contrarrestar la salida de los gases contenidos en la lava y habría una fase explosiva, ha indicado Joan Martí.

"Ese tipo de fases en Canarias, cuando las hemos observado en erupciones recientes, las hemos visto siempre que el volcán se forma en una zona de costa. Si este fuese el caso en El Hierro, tendríamos una fase eruptiva más explosiva, con más intensidad, lo que quiere decir que los productos puede alcanzar zonas un poco más lejanas y, por tanto, aumentaría un poco la peligrosidad", ha añadido.

En un fenómeno de esas circunstancias, la erupción desencadenaría explosiones que lanzarían hacia la superficie del mar fragmentos de lava, en un fenómeno amplificado por la vaporización del agua.

"Se puede producir un fenómeno de tipo freatomagmático, que ocurre cuando el agua del mar se mezcla con el magma. La fase sería entonces más explosiva, en una reacción que vendría a parecerse al fenómeno casero que nos ocurre a todos cuando freímos un huevo y se nos cae agua en el aceite. Es el mismo fenómeno, pero a lo grande", ha añadido Martí.

No obstante, este vulcanólogo considera que, aun en ese caso, una erupción en El Hierro no implicaría peligro para la población si se toman las medidas adecuadas, como, a su juicio, ya se está haciendo.

"No revestiría una peligrosidad demasiado alta, como la que pueden implicar, para comparar, erupciones como las del Vesubio. Aquí no estamos en esos casos, pero siempre es mejor prevenir que curar, así que aunque estas erupciones no tienen una peligrosidad alta para las personas, es preferible actuar con cautela", ha recalcado.