La defensa del falso ginecólogo pide la anulación de las pruebas

Rosa Rodríguez
ROSA RODRÍGUEZ

El abogado defensor del falso ginecólogo que se juzga desde la semana pasada en la Audiencia Provincial pedirá hoy la nulidad de las actuaciones y de las pruebas documentales contra Ernesto Risso. Afirma que no está acreditado que las pruebas se correspondan con lo incautado en los registros.

La defensa de Ernesto Risso, el médico que ejerció como ginecólogo durante tres lustros sin tener homologado el título y al que la Audiencia Provincial está juzgando por abusos sexuales, intrusismo y estafa, presentó el 11 de noviembre una querella contra el Cuerpo Nacional de Policía por infidelidad en la custodia de documentos públicos y hoy previsiblemente pedirá al tribunal que anule las actuaciones y las pruebas documentales que existen contra su cliente. El abogado Alfonso Delgado entiende que a estas alturas del juicio «no se puede acreditar que las pruebas sean las mismas que se incautaron [en los registros de la vivienda y las consultas], ni que no hayan sido manipuladas», indicó ayer tras la sesión en la que prestaron declaración los testigos de la defensa.

Alfonso Delgado sostiene que las pruebas documentales que se reproducen en la Audiencia Provincial «no se corresponden con lo incautado» y, además, asegura que las grabaciones que se utilizan para incriminar a su cliente por delitos de abusos sexuales «están manipuladas» porque «faltan los minutos iniciales y los finales», claves para determinar si las víctimas consintieron las relaciones sexuales y que se las grabara, como mantiene Ernesto Risso en su defensa.

El letrado cree además que con las declaraciones de los testigos de ayer queda acreditado que Risso no estafó a las pacientes puesto que cobraba por las consultas y las pruebas diagnósticas que les solicitaba y que se realizaban en un laboratorio cuyo propietario así lo corroboró ayer en el juicio. Igualmente considera que será difícil una condena por intrusismo pues, según explicó, es médico, tiene el título homologado y a partir del año 2001 no se considera intrusismo que un médico realice, como es el caso de Risso, actos clínicos de ginecología sin tener la especialidad homologada. La jurisprudencia al respecto, recordó, dice que «no hay intrusismo entre especialidades médicas». El fiscal pide para Risso 36 años de cárcel y la inhabilitación total, mientras que la acusación particular eleva la pena de prisión a 51 años.