La cúpula de la CAM se elevó sus salarios un 94% de 2004 a 2010

EFE

El salario que percibieron los consejeros y la alta dirección de las 15 entidades españolas más importantes (9 cajas y 6 bancos) entre 2004 y 2010, se incrementó el 48 %, el doble que el alza que experimentó su beneficio, que fue del 27 %. Así se pone de manifiesto en un estudio sobre la remuneración de los consejeros y la alta dirección del sector financiero presentado hoy por Comfia-CCOO, en el que se añade que durante 2004 y 2010 la intervenida Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) elevó su beneficio un 3 % y la remuneración media de su cúpula un 94 %. En el caso de otra entidad que ha recibido ayudas públicas, CatalunyaCaixa, su beneficio durante estos seis años se ha reducido un 53 %, mientras que la remuneración media recibida por su alta dirección creció el 93 %. También, otro grupo financiero que ha tenido que recibir ayudas mediante el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) fue Novacaixagalicia, que tuvo un beneficio del 47 % menos y su alta dirección un salario del 68 % superior. El citado estudio dado a conocer hoy también analiza la remuneraciones que recibieron en 2010 los consejeros y la alta dirección de 34 grupos financieros -en este caso 15 bancos, 15 grupos de cajas y 4 cajas rurales-. Según estos datos, la remuneración total de estas entidades representó el 2,1 % del beneficio. En el caso de los bancos, este porcentaje fue del 1,5 %; en el de las cajas, el 3,6 % y en el de las cajas rurales, el 5,9 %. Durante la presentación del informe, el secretario general de Comfia-CCOO, José María Martínez, explicó que las cajas de ahorros que se han bancarizado, han duplicado los miembros de su consejo y la retribuciones que estos perciben. Además, denunció que aquellas entidades que han recibido ayudas públicas, son las que más incrementaron los préstamos a su cúpula directiva. Al respecto de este asunto, José María Martínez, criticó la falta de responsabilidad en la regulación de las entidades financieras por parte de las comunidades autónomas y el Banco de España, de quien dijo, "no haber estado muy fino". "El primer responsable de la situación del sistema financiero ha sido el Gobierno, que tardó en reconocer la crisis y en poner en marcha la reestructuración financiera, y después el Banco de España, que le acompañó en esta decisión y no cogió el toro por los cuernos", sentenció. Por último, José María Martínez abogó porque el Banco de España obligue a las entidades financieras, como consecuencia de la coyuntura económica y al hilo de sus beneficios, a revisar a la baja las remuneraciones de la alta dirección.