La cultura que se avecina

L.R./ V.S.A. / C.D.A.

Si algo marcará culturalmente el 2011 serán las diferencias. La cultura, mayoritariamente dependiente de las aportaciones públicas, ha sufrido en los presupuestos de las administraciones sustanciosos recortes, pero éstos no se han aplicado en igual medida a todos los programas.

Este 2011 de las diferencias se plasma, por ejemplo, en que las escuelas de música se quedan sin la aportación del Gobierno Canario, frente al Teatro Cuyás, el CAAM o la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria, que han visto crecer su presupuesto. Al mismo tiempo centros como El Museo Canario o los museos insulares ven congeladas sus subvenciones. Otros recintos artísticos, como el rehabilitado en parte Hospital San Martín, abrirá sus puertas tras una inversión de cinco millones de euros.

2011 arrancará culturalmente como cada año, desde hace 27, con el Festival de Música de Canarias. Eso sí, algo mermado en conciertos y presupuesto con respecto a ediciones pasadas. Y finalizará con la tercera Bienal de Canarias, que será «trianual» dado que debía celebrarse a finales de 2010 y se ha pospuesto por razones presupuestarias. En medio, se avecina la inauguración del Teatro Guiniguada, en la capital grancanaria, que también albergará la sede de la Filmoteca Canaria y que, previsiblemente, contará con unos 600.000 euros de presupuesto.

Antes de las elecciones, el próximo mes de mayo, deberían estar abiertas otras dos infraestructuras de peso, el «laboratorio de diseño avanzado y museo del siglo XXI», es decir, el Hospital San Martín y la Fundación Alfredo Kraus, en la calle Buenos Aires.

Las escuelas de música, los Amigos de la Zarzuela y los Amigos Canarios de la Ópera (ACO) tendrán que apretarse el cinturón en 2011, lo mismo que el teatro Pérez Galdós, que arrastra una importante deuda -más de un millón de euros- y que continúa dependiendo de remanentes y partidas extraordinarias.

Este año, probablemente antes de las elecciones, acabarán las obras en el Teatro Cuyás, vieja aspiración del espacio de Viera y Clavijo.

El Festival Internacional de de Cine de Las Palmas de Gran Canaria, que se celebrará en abril, continúa sin presupuesto definido a expensas de las cuentas municipales. Al Festivalito de La Palma, cantera de jóvenes cineastas, se le espera para el próximo verano, si la crisis no se lo acaba comiendo.

Por primera vez, el gobierno canario cuenta con un Plan Estratégico Cultural, y a él, al menos en teoría, tendrá que ajustarse la política cultural.

Los dos auditorios capitalinos sobreviven, con unas programaciones mermadas y unas finanzas muy delicadas sobre todo en el caso tinerfeño.