La cárcel de Tahíche estará a tope a finales del verano

17/06/2011

El centro penitenciario de Tahíche estará al completo de su capacidad antes de que termine el verano. En la actualidad, tras los nuevos internos llegados el martes por arraigo, la prisión alberga a 350 reclusos. Y se espera que antes de otoño se cubran las 150 plazas que aún quedan libres.

Según fuentes de los sindicatos consultadas por este periódico, la prisión que tiene una capacidad para 500 reclusos podrá ver cubierta la totalidad de sus plazas antes de otoño. Además de los presos trasladados el martes a la prisión de Tahíche, procedentes de otras prisiones españolas, por razones de arraigo con sus familias de Lanzarote y Fuerteventura, las mismas fuentes sindicales apuntan a que en los próximos meses volverá a producirse la llegada de otro contingente similar de presos, también con arraigo familiar en las dos islas, que podría rondar entre los 70 y 80 reclusos, aunque de momento no hay confirmación oficial sobre este hecho.

Sin embargo, la previsión de los sindicatos coincide plenamente con el anuncio que realizó el pasado mes de marzo la secretaria de Estado de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo, cuando vino a inaugurar el Centro de Inserción Social. En aquel entonces, la responsable del Ministerio de Interior dijo que por razones de arraigo volverían 190 presos que cumplen condena fuera de la isla en un periodo máximo de medio año.

Además, según los sindicatos, el ritmo de ingresos en la prisión de Tahíche, de forma cautelar, por orden de los jueces , en espera de juicios, supera los 20 mensuales, lo que según los cálculos de los sindicatos de funcionarios garantizaría que la cárcel alcanzara el lleno en solo unos meses.

El centro es de nueva construcción y se inauguró su primera fase en 2009. Se trata de un centro de alta seguridad, por ser de nueva concepción, aunque en realidad es de perfil bajo, porque los internos no son extremadamente peligrosos. Los de primer grado suelen mandarse a cárceles de la Península. Cuenta con seis módulos, con 37 celdas cada uno. Aunque la ley prevé un interno por celda, sin embargo, la política actual es la de albergar a dos. La cárcel está diseñada para albergar a internos sobre todo de Lanzarote y Fuerteventura.

El módulo de mujeres está inoperativo hasta su inauguración, a la espera de que se abra la cárcel de Juan Grande en Gran Canaria, aunque aquí ya hay 45 reclusas. Además, hay unos 90 internos en régimen abierto.